Contratación bomba ...

Antes que nada quisiera disculparme por no actualizar mi columna, pero compromisos me impidieron hacerlo a lo largo del último mes.

Antes que nada quisiera disculparme por no actualizar mi columna, pero compromisos me impidieron hacerlo a lo largo del último mes.

Se habrá usted enterado ya del fichaje bomba del verano, si, la contratación del David Beckham por parte del Real Madrid por la friolera de 30 millones de euros, sumando una estrella más a un plantel que hoy en día puede presumir el hecho de tener a varios de los mejores jugadores del orbe (que no necesariamente se traduce en practicar el mejor futbol, como lo hemos reiterado en este espacio hasta el cansancio).

Ahora bien,  antes de entrar de lleno al tema de Beckham, es imposible soslayar el duro golpe que representa para el Barcelona, específicamente para su nuevo presidente, Joan Laporta, quien utilizó el hipotético fichaje de Beckham como parte de su plataforma en las elecciones que recién ganó el fin de semana pasado. El abogado de 40 años se tuvo que tragar sus propias palabras y aceptar que el Madrid le ganó la partida, llevándose a sus filas a uno de los jugadores más codiciados del mercado. Eso de las promesas de campaña que fueron incumplidas me suena, me suena, en fin.

Hablando concretamente del fichaje era algo que se veía venir, pese a que Laporta juraba y perjuraba que había alcanzado un acuerdo previo con el club. Tal vez, pero no con el jugador. De hecho fuentes afirman que el fichaje del jugador se cerró el viernes de la semana pasada, tras una reunión entre los representantes del jugador inglés y gente del Real Madrid. De cualquier modo usted realmente pensaba que Beckham ficharía por un equipo que hoy por hoy está buscando una plaza de la Copa UEFA (entiéndase el Barcelona) o bien se decantaría por una escuadra que se quedó en las semifinales de la liga de campeones y que  actualmente pelea por el campeonato.

En el ámbito deportivo, que paradójicamente debería ser el primer aspecto a tratar pero que la verdad sea dicha ha pasado a un segundo plano, el fichaje de Beckham despierta algunas dudas. Ahora la pregunta es ¿en donde demonios va a jugar?. Aunque el propio Vicente del Bosque diga que un crack siempre será bienvenido, sería ilógico pensar que ficharon a un jugador que destaca en la banda derecha para ubicarlo en otra posición, ¿no cree?.

Por lo pronto de esta situación puedo tomar dos grandes enseñanzas, la primera que  cuando el Madrid niega un rumor es que algo se trae entre manos (bueno excepto lo de Rafa Márquez), y la segunda en torno a Joan Laporta, prometer no empobrece, pero......

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas