Tocar fondo

Antes que nada me gustaría agradecer la oportunidad de escribir en Medio Tiempo a Patricio Villalobos.

Antes que nada me gustaría agradecer la oportunidad de escribir en Medio Tiempo a Patricio Villalobos. La primera vez que formé parte de este proyecto estaba iniciando mis estudios de Ciencias de la Comunicación, hace cosa de siete años. Cierto día, navegando a diestra y siniestra por este espacio a veces insondable que es Internet, me topé con este sitio.

Me pareció una idea formidable que el sitio se especializara en futbol (hoy incluye contenidos de otros deportes lo cual me parece genial) y me puse en contacto con los editores pidiendo una oportunidad. Afortunadamente me la concedieron.

No sé mucho sobre Internet, ni sobre las claves para que un sitio sea exitoso o no, pero me queda claro que no sólo en este ámbito, sino en muchos otros, arriesgarse, apostarle a cosas nuevas, buscar otras alternativas, en muchas de las ocasiones es parte de la ecuación para hallar una fórmula exitosa. Medio Tiempo lo hace constantemente y los felicito por eso. Ojalá otros medios de comunicación siguieran su ejemplo. Siete años después heme aquí.

Dicho esto, el papel que juega la prensa en el ánimo de la afición es algo que siempre me ha inquietado. ¿Qué tanto influimos en la opinión pública sobre un tema tan polémico como es el futbol? Difícil saberlo.

Actualmente parece haber un exceso de información en una era en la que Internet ha venido a revolucionar la manera en la que nos enteramos y tratamos de entender nuestra realidad. Ahora bien, me llama la atención la postura de jugadores, directivos y diversos actores que tienen alguna relación con el futbol, cuando el tema a tratar es la Selección Mexicana. La mayoría asegura que los medios de comunicación deben de apoyar a muerte al Tricolor. Pase lo que pase. Sea lo que sea. 

Perdón pero no estoy de acuerdo. No soy quién para decir cuál debe ser el papel de los medios de comunicación, pero me queda claro que no somos porra, ni un grupo de animación para hablar siempre bien, incondicionalmente de la Selección. Entiendo, no justifico, la postura de las televisoras de casi siempre hablar bien del Tricolor.

Es lógico, o ¿si usted tuviera (o tiene) una empresa hablaría mal de su producto principal? Obvio que no. Pero cuidado, tampoco se puede tapar el sol con un dedo e ignorar que el futbol mexicano a nivel Selección no pasa por su mejor momento.

Por eso siempre que escucho a un jugador, directivo, personaje vinculado al futbol, pedir apoyo a los medios de comunicación, reflexiono y considero que somos un país al que le hace falta autocrítica, no sólo en el futbol, también en el ámbito político, social y económico. Tenemos la piel muy delgada. Lo digo ahora que estamos a punto de no ir a un mundial, por consiguiente, de tocar fondo futbolísticamente hablando. Aunque creámelo, a veces tocar fondo ayuda.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas