Los casos de Chucho y González China

Desde que Jesús Ramírez asumió la Dirección Técnica del América, su relación con la prensa se ha vuelto un poco distante.

Desde que Jesús Ramírez asumió la Dirección Técnica del América, su relación con la prensa se ha vuelto un poco distante.

De entrada es algo obvio, entendible y lógico. Ser Director Técnico de uno de los equipos más populares de México no es tarea sencilla. La cantidad de medios de comunicación que cubren la fuente de las Águilas sólo se compara con Chivas.

Por ejemplo, es imposible atender a todos los medios de comunicación vía telefónica en cualquier momento del día, de hecho el departamento de prensa del equipo ha determinado que ni Chucho ni jugadores concedan entrevistas telefónicas, medida que todos los clubes importantes del mundo aplican sin excepción. Además, la repercusión de lo que dice o deja de decir en las conferencias de prensa, es algo con lo que el ex técnico de la Sub-17 debe de lidiar y convivir. No hay de otra. Va incluido en el paquete.

No obstante, al técnico mexicano se le ha visto un tanto a la defensiva cuando se le pregunta por el estilo de juego del equipo de Coapa. En este punto, es un hecho, nunca nos podremos poner de acuerdo. Ni medios de comunicación, ni Directiva, ni técnico, ni los aficionados. No dejará de ser un tema subjetivo.

Para muchos, conforme a la historia, tradición y filosofía americanista, la idea es tratar de ir siempre al frente, ser ofensivos. En ningún lado lo verá usted escrito como si se tratase de un mandamiento. Pero es algo que todo mundo sabe, sobre todo los aficionados a las Águilas. Es decir, como decíamos aquí hace unas semanas retomando el caso de Chivas, en los clubes grandes, no sólo importa el qué (ganar), también el cómo (el estilo de juego), de lo contrario no serían considerados como tales, ¿no? Pero reitero, en este sentido nunca nos pondremos de acuerdo.

En lo que sí no estoy tan de acuerdo con Chucho, es que digan que le importan poco las críticas. Claro, siempre existirá la crítica malintencionada, (el seguramente sabe diferenciarla) pero valdría la pena que de vez en cuando el técnico del América no hiciera oídos sordos. Nadie puede poner en tela de juicio que la campaña de las Águilas en cuanto a puntos ha sido buena. Ok, hasta ahí todo bien. Pero tampoco se puede negar que el equipo se cae mucho en los segundos tiempos o que en muchas ocasiones ha sido demasiado conservador. Es decir, el análisis va mucho más allá de los puntos.

Ayer por ejemplo, el técnico de la Sub-17, José Luis González China, reconocía que pese a la victoria ante Japón que le dio la clasificación al Tricolor, el equipo mexicano tenía mucho margen de mejora sobre todo en la parte defensiva.

Que bueno que lo haya dicho, eso se llama autocrítica, que hasta donde tengo entendido siempre es útil para crecer. Pensar que uno siempre tiene la razón, nunca ha sido, es, ni será, la postura más sana que uno pueda adoptar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas