¿Fair Play?

Menudo dilema para Thierry Henry en una fracción de segundos. Por un lado, llevarse el balón con la mano, centrar a Gallas, y festejar como loco la clasificación de Francia al Mundial.

Menudo dilema para Thierry Henry en una fracción de segundos. Por un lado, llevarse el balón con la mano, centrar a Gallas, y festejar como loco la clasificación de Francia a un Mundial tras derrotar a Irlanda en Saint Dennis. Por otro, aceptar que la jugada no debió contar debido precisamente a la mano que todo el planeta vio salvo el árbitro Martin Hansson, que probablemente estaba soñando despierto en un partido de vida o muerte para los dos equipos. Obviamente el delantero del Barcelona optó por lo primero. "Vi al árbitro vacilar. Si le hubiera preguntado a Henry, seguro que habría reconocido que se ayudó de la mano”, dijo Giovanni Trapatonni, el técnico italiano que aún no puede creer lo sucedido en el estadio de los franceses. Ok. Vamos al terreno de los supuestos. Supongamos que el árbitro hubiese preguntado a Henry si cometió o no mano en la jugada que le dio la clasificación a Francia, lo cual luce un poco improbable porque imagínese usted si en cada jugada polémica el silbante cuestionara la intención o preguntará a los jugadores si cometieron alguna acción indebida. Primero, la autoridad (mucha o poca según sea el caso) del árbitro quedaría un poco deteriorada. Segundo, sería un cuento de nunca acabar con tantas acciones dudosas y polémicas que se registran partido a partido. Pero regreso al supuesto que tiene que ver con Henry y su honestidad. Ok, Henry acepta que cometió mano, que la jugada no debía contar y que Francia, hasta ese momento, no clasificaba a Sudáfrica 2010. Cierto, Francia es un país civilizado (independientemente de lo que eso significa e implique), pero lo más seguro es que el ex jugador del Arsenal hubiera sido persona non grata en su propio país un buen tiempo o el resto de sus días. En descargo de Henry, el jugador aceptó que cometió mano y reconoció que lo más correcto sería que el partido tendría que repetirse. Bien por Henry, pero igual el daño está hecho. Volvemos al terreno de los supuestos. En caso de que se repitiera, ¿en qué condiciones se haría? ¿Se jugaría todo el partido? ¿Sólo los minutos que restaban cuando Francia perdía por la mínima? ¿Se jugaría una vez más en Saint Dennis o en terreno neutral? Bueno, de  todos modos da igual, porque la FIFA ha sido tajante: el partido no se repetirá. “Como se menciona claramente en el reglamento del juego, durante los partidos es el árbitro quien toma las decisiones, y éstas son definitivas", publicó el máximo organismo del futbol mundial en su sitio de internet. Por una parte se entiende. Imagínese usted que la FIFA tuviera que repetir todos los partidos en los que se presenten jugadas dudosas o polémicas, pero por el amor de Dios, la jugada de Henry no fue ni dudosa ni polémica. Todo el planeta tierra la vio. Cómo puede un organismo pedirle juego limpio a los jugadores, entiéndase que no traten de engañar al árbitro, que respeten al contrario, caballerosidad en el rectángulo verde, si un equipo obtuvo su boleto a una Copa del Mundo con trampa. Pero claro, Francia pesa mucho más que Irlanda en el concierto del futbol internacional y es mucho más rentable tener a jugadores en una Copa del Mundo como Benzema, Henry, Gallas,  Anelka, Malouda, etc., que a los jugadores irlandeses, que se parten el alma como Keane y Duff. ¿Y qué si hubiera sido al revés? Si Irlanda hubiera ganado con una acción igual o muy similar. Para serle franco, no creo que la FIFA hubiese adoptado una posición tan inflexible. Bonito ese lema, slogan, concepto o como usted le quiera llamar, el del Fair Play, pero de justo o limpio no tiene nada.  Eso me quedó claro después de lo sucedido en Saint Dennis.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas