Jornada de sorpresas

Por esta ocasión, las quinielas debieron fallar en varios de los resultados que podrían considerarse como “seguros”, gracias a la actuación de equipos supuestamente “chicos” antes los “grandes”.

Por esta ocasión, las quinielas debieron fallar en varios de los resultados que podrían considerarse como “seguros”, gracias a la actuación de equipos supuestamente “chicos” antes los “grandes”. La situación puede verse en dos puntos extremos, el nivel del torneo es altamente competitivo en donde cualquiera puede ganar, o de plano es un nivel bajo donde no hay mucha distancia entre unos y otros. Por orden de aparición tenemos al Veracruz, equipo que había mostrados algunos destellos de buen futbol, pero que no era favorito ante Atlas, y termino por golearlo 3-0. Después tenemos a Monterrey, quien después de malos resultados un triunfo ante Toluca era casi imposible, pero haciendo bien su trabajo de marcación y nulificando a Cardozo y Sánchez ( ambos son el 75% de la ofensiva escarlata), consiguieron alzarse con la victoria a costillas de los super-líderes Diablos. Celaya, creo que junto con Chivas fueron los que más sorpresa dieron. Los cajeteros solo daban pena ajena al no mostrar ni sistema, ni orden, pero las individualidades los estaban medio sacando a flote, y le pintaron dos cruces a Pachuca para derrotarlos en su propio estadio. Chivas por su parte, dio cuenta de unos enrachados Tigres ampliamente favoritos para terminar de darle la puntilla a Daniel Guzmán, pero no fue así no creo que Jorge Vergara haya quedado contento con la actuación de los felinos, cayendo estrepitosamente por un humillante 4-0. Querétaro metió en problemas a Pumas y logró robarse un punto de Ciudad Universitaria, ante el descontento de la Rebel y seguidores. Ya para finalizar, Cruz Azul estaba dando pena ajena en sus anteriores partidos y las cosas entre Palencia y Abreu no estaban dando buenos dividendo al equipo, por lo que en este partido parecía que Santos podría volver al camino del triunfo ante su gente, pero no se le pudieron dar las cosas al equipo. Fue increíble ver la displicencia que mostró el jugador de Torreón en el gol de Pinheiro, sólo le hizo guardia de honor mientras el de Azul recorrió metros y más metros antes de lanzar el zapatazo que termino dentro de la portería santista. De esta forma se dio la jornada en que los patos le tiraron a las escopetas sorprendiendo a más de uno, y como esta se podrán esperar muchas más, ya que de eso se trata el futbol, nada esta escrito, y hasta el último minuto tiene 60 segundos. Hasta la próxima.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas