Recordando a Miguel Marín

Miguel Marín fue considerado como uno de los mejores porteros del futbol mexicano de todos los tiempos, su espectacularidad para lanzarse por los balones y su habilidades dentro del área, fueron...

Miguel Marín fue considerado como uno de los mejores porteros del futbol mexicano de todos los tiempos, su espectacularidad para lanzarse por los balones y su habilidades dentro del área, fueron suficientes para ganarse a pulso apodos como ¨El gato¨y el ¨Superaman¨. Más allá de destacar por sus cualidades físicas y técnicas, Marín se distinguió por el carisma y la sencillez para con los aficionados del futbol. Miguel Marín nació en Córdoba, Argentina, el 15 de Mayo de 1945 y jugó 8 temporadas con el equipo que lo vio nacer, el Vélez Sarsfield, debutando a la edad de 15 años. Cuando apenas contaba con 17 años de edad, ya estaba peleando un sitio en la selección albiceleste al lado de grandes porteros como lo eran Esteban Sánchez de Boca Juniors y Daniel Carnevali del Chacarita. En 1968 campeón con su equipo, el Vélez Sarsfield en un triangular disputado contra el River Plate y el Racing Club. En 1971 parte hacia México transferido al Cruz Azul por la cantidad de 30,000 dólares y con un sueldo mensual de 13,750 pesos. El partido de su debut fue contra Chivas en diciembre de 1971 ganado la máquina por 2-0, en el estadio Jalisco. Al lado de otros grandes jugadores como lo fueron Fernando Bustos, ¨Kalimán¨ Guzmán, Eladio Vera, Octavio Muciño, Cesáreo Victorino, Sergio Lugo, Héctor Pulido e Ignacio Flores, Marín, consigue 5 títulos para la máquina en la década de los 70, 3 de ellos en forma consecutiva. Estos son los logros de Marín con Cruz Azul: 1971-1972 Campeón de liga 1971-1972 Campeón de Concacaf 1972-1973 Campeón de liga 1973-1974 Campeón de liga 1973-1974 Campeón de campeones 1974-1975 3er lugar general 1975-1976 4to lugar general 1976-1977 4to lugar general 1977-1978 5to lugar general 1978-1979 Campeón de liga 1979-1980 Campeón de liga 1980-1981 Sub-Campeón de liga. Era el 23 de mayo de 1976, corría la jornada 30 del campeonato mexicano dentro de la temporada 1975-1976, el atlante era el rival después de recuperar un balón, intento salir de manos con Ignacio Flores, pero al momento en que este fue marcado por un atlantista, Marín se arrepintió, dio media vuelta y el balón se le resbaló de los brazos para entrar dentro de su propia portería. Al ser cuestionado sobre el extraño autogol, solo contesto; “Cuando tenía el balón quise despejar muy rápido, pero un delantero rival se atravesó y al momento de cambiar la jugada se me soltó y se fue para adentro, ¿Mala suerte no?”. Sus manos eran testigos fieles de todas las batallas que había disputado al escribir su historia triunfal en sus dedos chuecos con huellas de varias fracturas que sufrió a lo largo de su carrera. Durante la entrega de los Citlallis de la temporada 79-80 en 1980, Marín sufrió un desmayo y necesito de hospitalización. Tras varios estudios tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en Houston Texas, por un desvío en las arterias de las vías coronarias, hecho que lo obligó a retirarse del futbol activo cuando contaba con 35 años de edad y con algunos años por jugar todavía. Para su sorpresa, el partido de despedida fue justamente contra el equipo que lo vio llegar a México, Chivas, dentro de la jornada 33 del torneo 80-81. Cuando contaba con 45 años de edad, José Miguel Marín , falleció el 30 de diciembre de 1991 en la ciudad de Querétaro, víctima de un infarto. Después de casi 11 años lo seguimos recordando como uno de los mejores extranjeros que han venido a aportar calidad, conocimientos, carisma, humildad, detalles que solo pocos han podido compartir pero más que todo, supo ganarse el respeto y reconocimiento de los aficionados al futbol, no solo de los seguidores del Cruz Azul.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas