Más mediocre que competitivo

Varias veces nos hemos cuestionado si el torneo mexicano tiene alta competitividad por el hecho de que cualquier equipo le gana a otro o es mediocridad por los resultados tan pobres de la mayoría...

Varias veces nos hemos cuestionado si el torneo mexicano tiene alta competitividad por el hecho de que cualquier equipo le gana a otro o es mediocridad por los resultados tan pobres de la mayoría de los equipos. En alguna ocasión algunos presidentes presentaron la propuesta de hacer una liga premier como en Inglaterra en la que los equipos no descienden, pero si con este castigo los equipos están como están, no quisiera imaginar como sería sin descenso. Si una mala fama tenemos los mexicanos es hacer las cosas tan mal como nos lo permitan, no podrán decir que no. Siempre haciendo las cosas “al a´i se va” Mientras el cliente no se queje, dáselo así, al fin y al cabo “México canta y aguanta”. Con el descenso los equipos no se preocupan por los buenos resultados, ya saben que al final por medio de una buena cantidad monetaria pueden comprar “un juego de promoción” o en su defecto una franquicia del recién ascendido, se van a la fácil. Si el descenso se eliminara no imagino la cantidad de equipos que se tirarían a la hamaca, la corrupción y las mordidas entre directivos, entrenadores y promotores aumentaría por tanto jugador extranjero que llegan gracias a los 2 X 1, pero bueno ese es otro tema. Si le damos un vistazo a la tabla general en este momento, veremos cuantos equipos fracasaron en esta temporada, a varios es frecuente verlos en cierta posición torneo tras torneo. Entre los sotaneros más frecuentes están Celaya, Puebla, Atlante y los de nuevo ingreso pero que pintan para estar buen rato son Veracruz, Jaguares, Pachuca y Querétaro. Hay también equipos acostumbrados a la mediocridad como Tigres, Monterrey y Tecos, recientemente Necaxa, Guadalajara, Santos y Atlas. Pero entre los que mantienen una constancia se encuentran Toluca, Pumas, América, Morelia y Cruz Azul dando tumbos pero ahí va. Como les decía, el sistema da todas las facilidades para que aun entrando en décimo lugar un equipo mediocre pueda ser campeón, y de esa forma tirar a la basura en dos o tres semanas lo que un equipo construye en 5 meses, todo un torneo puede no valer nada para un equipo por tener un mal partido. Lo mas justo sería dar un trofeo al equipo que finalizo la temporada en primer lugar y después hacer lo que es la liguilla pero llamándole torneo de clausura. Pero eso sí, que los trofeos sean de calidad, no como los que dan ahora, no han de valer arriba de 500.00 pesos. Imagínense una liga premier con Toluca, América, Pumas y Morelia, ¿Algún otro equipo? Creo que en este momento es lo más consistente del torneo, deberían de implementarse más reglas para mejorar el espectáculo y reducir el número de extranjeros, con esto se ayudaría también a la selección produciendo más jóvenes. Alinear al menos dos menores de 21 años en cada partido sería lo ideal, y sólo 3 extranjero en la cancha, los equipos se concentrarían en traer refuerzos de calidad. El exceso siempre genera desperdicio. Al aficionado le hace falta despertar y exigir más a sus equipos, eso de que la afición debe estar con su equipo en las buenas (casi nunca) y en las malas (la mayor parte del tiempo) es para dar risa, los únicos que fomentan eso son los dueños de los equipos a quienes no les conviene que la gente no vaya a los estadios, por eso alimentan con esas absurdas ideas. Si el equipo no da, el aficionado esta en su derecho de protestar, de levantar la voz en el estadio, reclamarle a los jugadores, normalmente el único preocupado por las derrotas es el seguidor del equipo, los jugadores andan como si nada por aquí y por allá. No hay que dejar que la mediocridad y la pasividad contagien a los aficionados, como lo dijo un comentarista hace días: “No quiero ser parte de la mejor afición de México, quiero ser parte de la afición del mejor equipo de México” Eso amigos, es muy distinto.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas