Mi primer llamado a la Selección

El día 4 de febrero del 2003 Ricardo Lavolpe me dio la oportunidad de ser parte de la Selección Nacional y con esto cumplía uno de mis más grandes sueños

El día 4 de febrero del 2003 el "Bigotón", Ricardo Lavolpe, me dio la oportunidad de ser parte de la Selección Nacional y con esto cumplía uno de mis más grandes sueños, representar a mi país haciendo lo que más disfrutaba hacer.

Tenía 2 años de haber debutado en Primera División, mi experiencia no era muy grande pero tuve la fortuna de compartir vestidor con jugadores muy importantes en ese entonces; puedo decir sin miedo a equivocarme, que estuve con dos de los jugadores más importantes que ha dado nuestro fútbol, Cuauhtémoc Blanco y Rafael Márquez.

Coincidencia o no, el llamado era para jugar un partido amistoso contra Argentina en el Coliseo de Los Ángeles, un estadio espectacular el cual podía imponer a cualquier jugador, así que imaginen lo que podía hacer conmigo a mi corta edad y experiencia. 

Pero como en muchas otras cosas, el fútbol fue justo conmigo y me dio la oportunidad de tener compañeros que me apoyaron desde el momento que llegue.

Estaban Pavel Pardo, Duilio Davino, Braulio Luna, Oswaldo Sánchez, entre otros, y desde el primer momento me hicieron sentir uno más de ellos, no hubo diferencias, reclamos, ni malas actitudes hacia mí y eso me ayudo a estar al 100% en esa concentración y a la hora del partido. 

Quiero mencionar que en ese partido tuve la mala fortuna de desviar una pelota en un tiro de esquina hacia mi arco, jugada por la cual se perdió el juego; sin embargo, nunca tuve un reclamo de parte de algún compañero, al contrario, siempre trataron de levantarme y enseñarme que lo que pasó eran cosas del juego y podía pasarle a cualquiera.

Gracias a que tuve la oportunidad de vivir esto, no quiero dejar pasar esta oportunidad sin mencionar la situación que vivió un compañero de profesión recientemente. Hablo de Henry Martin, jugador joven con un futuro muy prometedor que juega en los Xolos de Tijuana.

Me llamó mucho la atención la forma en que lo presionaron previo al juego con Trinidad y Tobago; todos estamos de acuerdo que es joven, y sí, tal vez no tuvo el desarrollo como muchos jóvenes que pasaron por las selecciones menores, pero si mal no recuerdo, en la Selección deben de estar los jugadores que anden mejor en ese momento. 

Obviamente existen jerarquías y procesos, pero el Director Técnico de la Selección es uno de los mejores que existen en este momento y estoy seguro que si lo llamó, es por una buena razón.

Me gusta mucho ver los programas deportivos y siempre se habla de la falta de oportunidad a jóvenes, sobre la reducción de extranjeros, etc. entonces es cuando no me cuadra tanto interés y polémica por el llamado de un joven y tantos cuestionamientos hacia esa misma situación, provocando un nivel de estrés alto en su persona antes de entrar a la cancha y demostrar por qué está ahí, siendo que lo único que él quiere es representar a su país de la manera que su talento y preparación le den oportunidad.

Apoyemos a los jóvenes y confiemos que arropados por jugadores con experiencia como los que tiene la Selección, lleguen a ser piezas importantes en un futuro. 

En cualquier parte de nuestro gran país existen miles de jóvenes con el sueño de representarnos, entonces confiemos en ellos para que lo logren, ya que por algo están en donde están.

Espero que mi opinión sirva de algo para que mejore esta situación, ya que ahora que estoy trabajando con jóvenes en el programa Glorias del Deporte y a punto de terminar mi carrera de técnico, me doy cuenta la cantidad de talento que existe en este país, que donde menos te lo esperas salen jugadores con una calidad importante y más importante aún, con unas ganas bárbaras de salir adelante y aprender.

Como siempre digo, esta es mi humilde opinión.

Twitter: @che_diego2

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas