UNAM-América: El juego de la tensión

Es indudable que en la pasada jornada del campeonato mexicano, el juego que ha robado cámara antes y después de la misma es el Pumas-América, un clásico que lo es más que muchos otros y en el que...

Es indudable que en la pasada jornada del campeonato mexicano, el juego que ha robado cámara antes y después de la misma es el Pumas-América, un clásico que lo es más que muchos otros y en el que la pasión se desborda, yo diría, de forma más intensa. Por desgracia, consecuencia de esa pasión desenfrenada, se ha caído a grado tal que no puede evitarse (ni siquiera viendo el juego por TV) sentir ese turbio ambiente creado por los grupos de pseudo aficionados, de AMBOS EQUIPOS y que no dejan al espectador común disfrutar plenamente del encuentro sin el temor de que se produzca algún incidente mayor. Por si fuera poco, esta tórrida atmósfera se extiende a los alrededores del estadio, es triste ver como estos mencionados sujetos, sin importar bando y sin que les interese si dañan al resto del público que es ajeno a sus intenciones, no pueden ni mirarse a los ojos sin siquiera desatar el impulso de, por lo menos, lanzarse insultos y objetos de cualquier naturaleza, si no es que definitivamente van directo a los golpes. Es esta clase de conductas uno de tantos factores que no dudo en un futuro destruyan al futbol como espectáculo. La verdad, gracias al operativo de seguridad, no se llega a más, y eso que de todas maneras no pudieron impedirse algunos choques a la salida del estadio. Pasando a otro punto que acabó por empeorar la situación, realmente patética resultó la actuación del Sr. Delgadillo, un árbitro sin el carácter ni la experiencia para enfrentar partidos de este calibre (no sé si en la comisión de arbitraje se hayan enterado que este compromiso ya se considera un clásico, al menos con la designación que hicieron para el partido en cuestión pareciera que no) y que solo perjudicó el desarrollo del cotejo estelar de la fecha 8 robándole un gran gol y un triunfo legítimo al Universidad. Personalmente lo considero indignante y aunque uno no quisiera pensar mal del arbitraje mexicano, estas situaciones lo hacen francamente inevitable. Es como echarle sal a la herida, considerando que el gremio arbitral hace tiempo que padece una grave crisis de credibilidad. Uno bien podría decir que espera que cosas como éstas no vuelvan a ocurrir, pero igualmente uno sabe que se terminaría afirmando una gran mentira, tomando en cuenta que en todos los ámbitos del deporte en el país, no solo el futbolístico, son muchos los intereses manejados por los grupos que pugnan el poder. Ojo, no quiero decir con esto que el arbitraje del domingo haya tenido que ser forzosamente fraudulento. Prefiero que quede como una simple llamada de atención a nuestros “ilustres” directivos. Como conclusión, y resumiendo lo ocurrido en el resto de la actividad, que a final de cuentas, quedó en segundo plano: Toluca se afianzó en el liderato con una demoledora exhibición ante el Santos, que a su vez ha venido de más a menos en el campeonato. De Nigris llego al rescate del Monterrey, salvando de esta forma un punto ante Tecos. Necaxa y Atlante aburren en el Azteca. Cruz Azul da cuenta del Pachuca en el partido que tuvo el mejor nivel futbolístico de la jornada. Solari capta el ultimátum y el Atlas al fin gana frente a los poblanos. Celaya no pudo con Chivas y cae de nuevo al fondo de la porcentual. El cambio de técnico le sentó bien a La Piedad y los Reboceros al fin se estrenan en primera en el departamento de triunfos. Finalmente, con un desconocido Sartori que de villano paso a ser héroe, León y Morelia quedan tablas. Llegamos así a la conclusión de esta tensa e intensa fecha, que deja además como consecuencias un múltiple empate en la competencia de goleo individual y una gran cantidad de anotaciones que dejan a ésta como una de las jornadas más productivas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas