Sin sorpresas, la Liguilla

En esta etapa de los cuartos de final en la liguilla, no hemos tenido mayores sobresaltos en los resultados finales, pero sí en el desarrollo, donde dos de los hoy semifinalistas (Cruz Azul y...

En esta etapa de los cuartos de final en la liguilla, no hemos tenido mayores sobresaltos en los resultados finales, pero sí en el desarrollo, donde dos de los hoy semifinalistas (Cruz Azul y Pachuca) lograron su avance con cierto sufrimiento. Pero finalmente tenemos a los cuatro primeros en la antesala del juego por el titulo. En el Tigres-Santos, lo mas relevante fue la gigantesca tolvanera que se presento en la ida en Torreón (la “tormenta en el desierto”), por lo demás, el conjunto lagunero solo dio batalla en el primer partido e incluso durante un breve lapso tuvo la ventaja y en aquel magnifico lance del portero Dautt (yo consideraba mejor al guardameta santista, pero es evidente que los hechos mostraron lo contrario) el Santos pudo llevarse la ventaja. Llego el segundo duelo y los albiverdes pretendieron hacer la hazaña de salir vivos del “volcán de San Nicolás”, más no pudieron aguantar el ritmo, mermados por la enorme carga de trabajo producto de su simultanea participación en merco norte (donde se espera puedan llegar a la final) y así tigres aprovecho, y en una autentica vorágine al final de partido terminó por hundir a su rival con tres zarpazos, una importante colaboración de los ex-pumas y de Irenio que sigue causando estragos. Eso si, grandes goles casi todos. Lo mejor del Toluca-Guadalajara (y de hecho, en lo que va de las finales) fue el juego de ida. El Jalisco, si bien tuvo buena entrada, no se llenó como consecuencia del pésimo cierre de los rayados tapatíos. El duelo, sin ser un juegazo, tuvo su buena dosis de emoción y buen fútbol, destacando el paradón de Cristante. En la vuelta, Toluca hizo apenas suficiente para hacer manifiesta su superioridad frente a un conjunto con voluntad, pero muy poco tino y rayando en ocasiones en lo soso. El segundo juego, nada que ver con el primero en cuanto a nivel y equilibrio de fuerzas. En su enfrentamiento, tanto Cruz Azul como Necaxa vieron ambas caras de la moneda. La ida rojiblanca y la vuelta pintada de azul. La diferencia estribo en quien le saco mas jugo a su condición de local (aunque en el caso de los rayos, esto pudiera ser entre comillas) y en ese aspecto la maquina venció. El primer juego sorprendió por la disposición mostrada por un Necaxa que se esperaba ya estuviera fundido por el largo viaje de Colombia (donde otra vez el maldito espectro de los penales apareció para un equipo mexicano), pero sorprendió aun mas por la displicencia exhibida por los de azul, que aun así tuvieron sus buenas oportunidades. Ya en la vuelta, parece que las cosas volvieron a su sitio, con los rayos iniciando a tambor batiente, pero sin fortuna, y empezando a sentir ahora si, en el transcurso de las acciones, el peso del excesivo esfuerzo. Un grave error de Aguinaga al atacar mal un balón permitió que la trinchera eléctrica se doblegara y de ahí, Cruz Azul se apodero de las acciones. Estupendo gol de Tomas Campos, con “toque de terciopelo”. Pachuca sufrió por que quiso ante el Atlante. En la ida el héroe fue el argentino Silvani, toda una amenaza en el área, marcó los dos tantos que a la postre llevaron a la semifinal a los hidalguenses. El potro fue domado en la cancha del azul, solo el descuido de Calero (aturdido por la artera agresión de un fulano que desde las gradas le lanzo un un cohetón) permitió que los azulgrana se fueran con un gol que les permitiera vivir. Ya en Pachuca, Atlante se lanzo con todo en busca de la victoria y parecían conseguirlo al abrir el pizarrón Abundis al cierre del primer lapso. La situación se equilibro en la segunda mitad, teniendo los tuzos las mejores oportunidades, pero sin poder concretar, provocando con ello que su afición sufriera innecesariamente al final del partido. Pachuca tendrá que replantear muchas cosas si desea continuar con vida ante Toluca. Las semifinales: Tigres-Cruz Azul y Toluca-Pachuca. Pronostico para la final: Tigres-Pachuca. A ver si es cierto. Como conclusión y haciendo un breve paréntesis, considero que el grupo que le ha tocado a México es accesible, aunque he notado que muchos incurren en un alarde de excesivo optimismo al respecto. Ecuador se espera como una victoria casi segura, pero no hay que confiarse, pues no son ningunos flanes y ya hemos visto a lo largo de la historia que el exceso de confianza le ha hecho mucho daño a los verdes. Coincido en que el juego con Croacia será vital, pero eso de poderles sacar por lo menos el empate no será nada fácil. Italia es otro mundo, pero algo podrá hacerse. Creo yo que el grupo esta para que México saque cuatro puntos en mi visión mas optimista, pero quien sabe. De aquí a seis meses pueden pasar muchas cosas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas