Copa de Oro: otra vez no se pudo

Lo volvieron a hacer. El exceso de confianza y la subestimación al rival volvieron a hacer mella en el equipo mexicano y nuevamente el tri se va temprano a casa en la raquítica “copa de oro”,...

Lo volvieron a hacer. El exceso de confianza y la subestimación al rival volvieron a hacer mella en el equipo mexicano y nuevamente el tri se va temprano a casa en la raquítica “copa de oro”, donde la pobreza de los rivales mas chicos (por decirlo de alguna manera) ha contagiado a los aparentes favoritos, dando lugar a sorpresas como ver a un Haití o una Martinica avanzando a cuartos de final. Un torneo donde se da la patética situación de ver a un equipo eliminado por un volado, como el sonado caso de Ecuador, ciertamente no es así que digamos la crema y nata de los torneos internacionales. Aunque no están tan mal como en la copa africana, donde la mayoría de los partidos han concluido con par de donas. En fin, el caso es que en medio de un ambiente tan tórrido, un nuevo fracaso se ha escrito en el historial del fútbol nacional a nivel selección. No es ningún pretexto el que fuera un equipo “B”, o mejor dicho “C”. El que se afirmara que el torneo tenia como objetivo primordial probar nuevos elementos, no se ve como otra cosa que no fuera intentar lavarse previamente las manos. No es posible que Aguirre se quemara de esta forma, dando al traste con el prestigio que con tan buen trabajo se había ganado en tan poco tiempo. Sin embargo, tampoco es para empezar a crucificarlo y decir que la causa mundialista se da por perdida, todavía hay tiempo para prepararse, para hallar una idea de equipo que sea cuando menos satisfactoria para encarar el mundial. Lo que si, es que el fracaso nos deja cosas muy claras: el estigma de los penaltis esta muy lejos de desaparecer y del grupo que se mandó, prácticamente nadie (salvo el portero Martínez) tiene la madera necesaria para aportar algo en una copa del mundo, simplemente la mayor parte de ellos esta muy verde todavía. Esto ultimo, dado que la mayor parte eran jóvenes promesas del fútbol mexicano, abre una intrigante incógnita: ¿podrán sacudirse el fantasma de la pasada eliminación de los mundiales juveniles?¿podremos ya confiar en el adecuado trabajo de formación por parte de la federación, o habrá que seguir atenidos a esfuerzos aislados de algunos clubes, gracias a los cuales medianamente pudiera capearse el temporal? Por ahora, la caída sufrida en este inicio de año debe ser una enseñanza que, ahora si, no caiga en saco roto, algo a lo que desafortunadamente nuestros directivos nos han acostumbrado a lo largo de los años. Por el bien de la selección y de su porvenir en Corea-Japón, que así sea.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas