El sueño trunco

La tristeza cuatrienal vuelve a hacerse presente. Cuando parecía todo puesto para que al fin la selección mexicana volara como nunca antes en un mundial, los fantasmas del derrotismo volvieron a...

La tristeza cuatrienal vuelve a hacerse presente. Cuando parecía todo puesto para que al fin la selección mexicana volara como nunca antes en un mundial, los fantasmas del derrotismo volvieron a hacer su aparición, perdiéndose de la manera más absurda y contra un equipo contra el que estaba prohibido perder como Estados Unidos, la posibilidad de la ansiada revancha con los alemanes. Hay que decirlo, nos volvieron a fallar miserablemente, con todo y que se les reconoce que el papel logrado superó el pesimismo de muchos, pero hasta ahí. ¿Dónde quedó la audacia? ¿Qué le pasó a ese funcional equipo de la primera ronda que nos hizo soñar con las grandes alturas? Desgraciadamente la mentalidad pobre del futbolista mexicano resurgió justo cuando esta parecía reestructurada, cuando el espíritu ganador al fin había hallado cabida en el cuadro nacional. Viendo el partido, no puedo evitar sentirme defraudado, ¿y todos aquellos que pusieron a temblar a Italia, donde quedaron? ¿Cómo es posible que se envié a jugar a un Luis Hernández que claramente nunca rindió en sus participaciones en el torneo, habiendo gente de mayor capacidad en la cancha? ¿Cómo es posible que se pusieran a jugarle al pelotazo a un rival que exactamente eso quería? ¿Dónde diablos quedaron las variantes, por que no cambiaron su forma de jugar? No importa tanto que se perdiera, lo verdaderamente indignante es como se perdió y con quien. ¿O es que acaso Estados Unidos hizo algo del otro mundo para ganar? ¡Claro que no, por favor! ¡Fue una estrategia tan vil y rudimentaria como la de hacer el gol y echarse para atrás! ¡Eso es lo que da mas coraje de todo, que no mostraran toda esa capacidad, que bien saben que la tienen, para romper una estratagema tan rustica! Así es, con todo y la mano que no se marco en el área y que pudo ser el penal del empate, con todo y eso, México tiró a la basura la oportunidad de su vida de hacer algo de veras grande. Que doloroso es ver la ilusión del pueblo mexicano estamparse en el frió y duro piso, después de habernos hecho volar como nunca antes, después de que nos hicieron soñar a muchos incluso con alcanzar la cima más alta ¡¿Por qué México, por que?! ¿Hasta cuando responderás como debes al gran amor que tu pueblo te profesa? ¡Hasta cuando!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas