México jugando como los grandes

Que gusto da decirlo con todas sus letras. México se plantó como los grandes ante Italia, y lo dicho, el secreto fue la actitud.

Que gusto da decirlo con todas sus letras. México se plantó como los grandes ante Italia, y lo dicho, el secreto fue la actitud. Mención aparte merece Cuauhtemoc Blanco. Mucho se me ha criticado por que no lo mencione la vez anterior, y tengo que dejarlo en claro: si no fue así no es por que desmerite su trabajo, sino por que para mí es más importante el funcionamiento del conjunto como tal, solo hablé de los anotadores por mera referencia, pero ciertamente TODOS han puesto de su parte para que la nave tricolor salga adelante. Y tengo que reconocerlo también así: Cuauhtemoc es una pieza clave dentro del equipo, pero particularmente ante Italia ha jugado su mejor partido del torneo, dando el pase para el gol y poniendo en serios aprietos a la defensa “azzurra” a lo largo del partido. Pero todos han puesto de su parte, no me queda duda de ello. México dominó a un rival tremendamente mezquino, que sumido en la soberbia se negó a desplegar todo su potencial en el juego, y por poco le sale caro, pues cuando quisieron reponerse no pudieron mas que ya hasta el final, cuando los verdes estaban ya nada mas esperando. Y he ahí el pecado en el que llevo la penitencia el equipo mexicano: la falta de ambición. Cierto es que gran parte del juego buscaron dar el mate, pero al final terminaron conformándose con el golecito y aguantar atrás a los italianos, que reaccionaron mas por el terror de sufrir la vergüenza de su vida que por cualquier supuesta superioridad (que la tienen, pero que en el partido fue desaparecida por el conjunto nacional), se tuvo deseo, corazón, entrega, buen juego... pero faltó consistencia y sangre fría para aniquilar al rival. Los números serán fríos, el empate podrá no decir mucho, pero los italianos no podrán dormir tranquilos, saben perfectamente que se les supero ampliamente y solo por una pequeña concesión del rival lograron sacar el resultado. Deberán también agradecer a los ecuatorianos que aun siguen con vida en esta copa. Eso es lo que más gusto da, ellos fueron los que le sacaron el resultado a los mexicanos, debemos estar orgullosos de que nuestro equipo los hizo ver mal. Vaya, hace muchos años que la selección ya no es la misma, ha llegado la hora de volar a mayores alturas, el fútbol y la actitud la tienen. Ahora sigue Estados Unidos, a los que ya no se les puede permitir que se crean mas que nosotros en materia futbolística. Ya estuvo bien de concederles tanto, ya nos toca la nuestra, ya es hora de que el hermano mayor haga sentir su autoridad. VAMOS MÉXICO, NO TE DETENGAS.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas