La Jornada 7 transcurrió sin mayores sobresaltos

La Jornada 7 ha transcurrido sin mayores sobresaltos para el arbitraje mexicano de la Primera División.

La Jornada 7 ha transcurrido sin mayores sobresaltos para el arbitraje mexicano de la Primera División y es que si bien siempre se presentarán problemas de apreciación, algunos de interpretación u otros de aplicación de las reglas del juego, la verdad es que no se incurrió en errores graves que alteraran el desarrollo de los juegos y menos aún sus resultados finales.

Empezamos por el juego del viernes en que Estudiantes venció al Atlante y le rompió su racha de 3 partidos ganados fuera que le permitieron a los de Cancún estar zona de calificación. Si bien hubo algunos errores decíamos de aplicación de las reglas por parte de Roberto García Orozco estas no fueron graves ni determinantes en el partido.

Tal vez alguna acción de área apretada que parecía un contacto contra el atlantista que cae y es amonestado por simulación cuando todavía estaban con marcador empatado fue difícil de apreciar y más de juzgar a través del video como para que pudiésemos asegurar que se equivocó en el señalamiento.

Por allí alguna también alguna barrida de los Estudiantes que parecieron fuertes pero tuvieron el atenuante de que siempre en primera instancia se jugó el balón y por la inercia se llevaron al rival en turno en un par de ocasiones a media cancha, pero que no significaron tampoco ningún problema de fondo para el trabajo arbitral o para el resultado del partido, lo que hace injustificable la reacción final de varios jugadores que se fueron sobre la cuarteta que dirigió el encuentro.

En estas circunstancias las cosas se vuelven confusas a veces y propicias para empujones o palabras de más al calor de los acontecimientos. En estos casos alguien debe de mantener la cordura en un equipo y tratar de evitar que las cosas crezcan, pero en esta ocasión nadie fue un mediador adecuado para calmar sino que por el contrario, el joven Guerrero perdió el control e hizo contacto con el codo sobre el pecho de Camargo (Asistente 1 que en forma insistente le pidió al Árbitro que le mostrara la tarjeta roja), García Orozco terminó por enseñarle la roja y se reportó como una conducta violenta al golpear al Asistente, lo que tiene metido al jugador del Atlante en un serio problema de probable suspensión de un año aparte del estigma que pesará sobre él como agresor de un Árbitro Asistente.

Veremos lo que dice la Disciplinaria pero en el entretiempo el Atlante ya prepara la protesta y la posible apelación a una sanción severa que pudiese venir.

La verdad es que por los videos que existen se ve poco entre tantos actores que se encontraban en escena, pero parece que alguna toma mostraría un codazo sobre el pecho de Camargo. Veremos qué sucede y como termina este lamentable episodio que no debió ocurrir.

Si bien este es un juego de contacto que apasiona y hasta calienta mucho los ánimos, se debe de tener siempre la cabeza fría, lo mismo que cualquier profesional de alto rendimiento debe de tener como parte de sus atributos para serlo.

Por allí también vimos como Damián Álvarez de Tigres perdió la cabeza tempranamente e insultó al Árbitro Chacón que  adecuadamente y de acuerdo al reglamento le mostró la roja también, situación que le pesó a Tigres que al quedar con 10 contra un equipo tan ordenado como Atlas, le sacó un valiosísimo punto para la causa del no descenso.

Erim Ramírez que siempre tiene problemas de apreciación o interpretación creo que juzgó mal una acción de Arellano que al entrar al área adversaria fue golpeado en el pecho por su rival en lo que debió ser un penal para Chivas que no se marcó.

Algunos vieron mano al igual que el Árbitro pero el movimiento de Arellano fue instintivo al ver que se venía el golpe y nunca deliberado como para sancionarlo a él. En fin cuestión de apreciación, pero considero equivocada aunque en otras 3 ocasiones difíciles dentro de las áreas, las resolvió bien como la de Marco Fabián dónde nunca hubo falta.

Quien cometió un error importante también fue Jorge Gasso que no vio en el minuto 12 del segundo tiempo una falta dentro del área de Xolos contra Querétaro dónde sí la marcó pero la vio afuera y fue ligeramente dentro del área.

Debió ser un penal que pudo acortar distancias en un momento importante del juego para Querétaro ya que se hubiera puesto, de convertir el penal,  2-1, inmediatamente después de haber recibido la segunda anotación en contra. Eso pudo cambiar anímica y tácticamente el partido, pero no fue así lamentablemente para los Gallos.

Me gustó mucho el trabajo del joven César Ramos en Santos-Monterrey, partido difícil que resolvió muy bien marcando un penal a Oswaldo Sánchez de manera correcta y llevando el juego a muy buen término. Este joven es promesa y ojalá lo vayan considerando más en el Torneo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas