El arbitraje en el Preolímpico

Quiero empezar la columna comentando el arbitraje que se ha visto en la eliminatoria Preolímpica en Estados Unidos.

Quiero empezar la columna comentando el arbitraje que se ha visto en la eliminatoria Preolímpica en Estados Unidos. La verdad que se ha visto un nivel muy por debajo de lo que habitualmente es por razones obvias el que se tiene en CONCACAF. Hace unos años atrás en el mundial 2002 se tuvo la mejor representación de la historia en un torneo de la máxima exigencia como lo es el de la FIFA. En aquella ocasión por primera y única vez se tuvieron 5 árbitros centrales y además todos tuvieron por lo menos 2 actuaciones lo que indicó que su trabajos fueron buenos o muy buenos todos, siendo la única confederación que todos sus árbitros centrales repitieron en el torneo. Felipe Ramos ( Mex) Carlos Batres( Gua) Walter Matus ( Costa Rica) Brian Hall (USA) y Peter Prendergast (Jam) tenían un nivel que hoy no se ve ni por casualidad en nuestra área. Se ha dejado de trabajar, hacen falta buenos instructores, falta liderazgo, etcétera, pero lo cierto que lo visto hasta ahora deja mucho que desear y que anhelar. En los dos juegos de México (Trinidad & Tobago y contra Honduras) Bogle de Jamaica y Bonilla de El Salvador respectivamente, se olvidaron del elemento más importante del espíritu de las reglas que es el cuidado a la integridad física de los jugadores. Con ese principio elemental y fundamental se creó el fútbol que derivado del Rugby le quitaron el uso de las manos para evitar la confrontación directa y el contacto que hace del Rugby un juego con gran riesgo para el físico de los contendientes. Al quitarle el uso de las manos se evitó la lucha y el forcejeo por el balón que tuvo que ir al piso y convertirse en redondo para poder circular con mejor precisión; pero este hecho tan significativo nació por el deseo de todos de evitar los contactos que pusieran en riesgo su integridad  física. Pues bien, estos conceptos parece que no los conocen los árbitros de área en la actualidad y por ello es que se permitieron golpes y puntapiés arteros que terminaron por lesionar a varios de los jugadores. El caso del "Avión" Calderón es el más relevante ya que el portero trinitario no sólo cometió un claro penal que no fue marcado sino que además una artera agresión que lo deja fuera por el resto del torneo sin que ninguna sanción mediara por parte del árbitro jamaicano. Qué lástima y qué desesperación e impotencia se siente cuando se ven este tipo de trabajos arbitrales. El domingo en el juego ante Honduras se repitió la historia del primer partido: golpes desleales y con deseo de lastimar se presentaron con facilidad dada la fragilidad de carácter y de personalidad que el salvadoreño Bonilla mostró durante el mismo. Conste que señalamos que no sólo Arnold Peralta, Colón y algún otro jugador hondureño se debieron ir al vestidor con anticipación sino también el mexicano Mier que dio un golpe directo al tobillo de su adversario y sólo recibió la tibia amarilla que portaba el hombre encargado del “control” del partido. Triste pero cierto. En la Jornada 12 del fútbol mexicano destacan los trabajos arbitrales de Mauricio Morales en  Chivas-Toluca que lo hace bastante bien, señalando muy de cerca un penal contra Toluca que sentencia el juego de manera definitiva. El único error remarcable fue que durante la ejecución del penal, Reynoso se detiene en su marcha hacia el balón situación que está prohibida y debe de considerarse un engaño y conducta incorrecta por lo que el penal se debió repetir y amonestar al infractor. Se puede cambiar de velocidad, se puede fintar y tratar de lograr que el portero se venza antes pero no se puede detener una vez iniciada la carrera hacia el balón. El peor trabajo de la semana se lo lleva Antony Sanjuampa que en el Monarcas–América realiza un muy mal trabajo pero que afortunadamente no incide en el resultado final y Monarcas es un legítimo vencedor, pero cometió tantos errores de apreciación que tengo ciertas dudas sobre su capacidad no sólo arbitral (que no ha demostrado nunca) sino que además de su capacidad visual porque parece tener muchas dificultades en la visión nocturna. Se equivocó un sinnúmero de veces, cuatro tiros de esquina que no da y que fueron claros, dio uno contra Monarcas por supuesta desviada de Vilar que nunca la toca. Pero eso no fue nada, en dos de los goles, primero en el segundo de Monarcas, hay mano previa deliberada del defensa americanista antes de la anotación y segundo en el único que convierte el América, hay mano clara de Sabah que además de penal era de expulsión por evitar una manifiesta oportunidad de gol y por suerte se convierte en gol en el contra-remate. Para rematar, en la jugada del penal de Aquivaldo Mosquera, primero hay falta en su perjuicio y luego él empuja al adversario dentro del área crema, pero lo peor que ni una ni otra marcó y tuvo que ser su Asistente 2 quien se la señala ya que el continuaba con la jugada sin sancionar ninguna. Pero en comparación con el arbitraje del Preolímpico de CONCACAF (dónde también Aarón Padilla también es miembro de la comisión de árbitros) estamos mejor. ¡Bendita sea!.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas