Análisis de la nueva Liga y el Clásico Joven

Se termina una temporada más en el futbol mexicano, además de un ciclo.

LA NUEVA LIGA

Se termina una temporada más en el futbol mexicano y seguramente por todo lo anunciado será también el cierre de un ciclo dentro del mismo. Se augura un nuevo formato de Liga tipo Premier League con muchos cambios, que primero, deberán ser aprobados por FIFA ya que algunos de ellos involucran las reglas del juego como el castigo de los empates a cero y el premio de un punto extra en los empates a dos o más goles. Una nueva estructura de nuestro campeonato de la Primera División que involucra a las diferentes Comisiones como la de árbitros, disciplinaria y la creación de la de apelaciones (idea no nueva ya que en tiempo del Ingeniero Juan José Leaño ya se había planteado como una necesidad). Siempre los cambios tienen que ser para bien, para mejorar la  estructura, la organización, la función y sobre todo los resultados tanto deportivos como económicos. Ya veremos qué sucede con el devenir del tiempo. Por lo pronto se anuncia un cambio total en la Comisión de Árbitros al darse cuenta que, como fue estructurada y compuesta, no dio resultados. Creo que no fue Aarón Padilla el único que no funcionó como lo esperaba quien lo apoyó, sino el equipo del que estaba rodeado. Esta situación se mencionó mucho especialmente cada lunes después de cada jornada. Rafael Mancilla, como Director, mostró una faceta que no se le conocía como empleado del Club América y que terminó por generar un malestar general dentro de los árbitros a los que trata de manera déspota en muchas ocasiones y, aunado a un equipo técnico de muy bajo nivel, llevaron las cosas al extremo de terminar por desear, en todos los clubes asociados, querer ya un cambio profundo desde las bases. Aarón es un hombre sobre todo honesto, que es la  primera característica que debe de tener la persona que llegue a esa posición tan sensible del futbol. Sin este requisito será imposible comenzar bien la nueva etapa. Y no sólo honesto al ciento por ciento sino que sea alguien que haya pasado por el futbol a grandes niveles y que lo haya hecho sin mácula, sin sombra de duda de ninguna especie y además, luego de sortear tan importante requisito para tan delicada labor, de preferencia que haya sido árbitro aunque no es este un requisito de obligatoriedad. Se dice además que el futuro Presidente de la Liga se ha ido a España a hablar con Ángel María Villar, Presidente de la Federación Española y Presidente, además, de la Comisión de Árbitros de la FIFA, en busca de un instructor de gran nivel obviamente de habla hispana y ojalá que no sea precisamente español, y lo digo no por la nacionalidad, sino porque vemos en España cada fin de semana el pobre nivel que tiene el arbitraje por aquellos lares. De todas maneras creo que en México hay quienes han tenido gran nivel internacional además de una enorme experiencia y que podrían ayudar a resolver el actual problema, sin embargo, tal parece que no son del agrado de los que tienen en sus manos la decisión. Ya iremos viendo como se presenta la nueva composición y los nuevos planes para tan importante Comisión que, como lo manifestó públicamente el Presidente de la FMF, será el equipo 19 del torneo de la naciente Liga. Ojalá y en esta materia se involucraran todos y cada uno de los equipos participantes ya que sus inversiones millonarias quedarán después en las manos de quienes dirijan sobre todo la Comisión de Árbitros, lo cual no es un tema menor. EL CLÁSICO JOVEN Y volviendo a la última jornada, el cierre de la misma estuvo en las decisiones de Mauricio Morales, del cual, de acuerdo a su buena temporada, se esperaba que hiciese un muy buen partido. Lamentablemente para él y para el futbol no pudo ser así ya que sus decisiones influyeron notoriamente en el resultado final del partido y todo en perjuicio del espectáculo y del Cruz Azul fundamentalmente. Empezó muy bien al amonestar al minuto 6 a Paul Aguilar por una falta temeraria por detrás y parecía que estaba dispuesto a darle un rumbo al juego en cuanto a marcaciones con decisión se refiere. Comenzó además corriendo muchísimo para estar muy cerca de las acciones, pero poco a poco se fue cansando y empezó a seguir de más de lejos las jugadas. El ritmo, los años y el calor de ayer lo fueron mermando físicamente. Pero lo más trascendente es que fue dejando de marcar faltas importantes en el desarrollo del partido como la de “Chucho” Benítez, quien previo a su segundo gol, cuando recibe el balón para quitarse la marca, desplaza con su mano izquierda al jugador cruzazulino y se encamina a la portería para marcar el tanto. También en la jugada previa al tiro de esquina que da origen al gol de cabeza de Jair Pereira para el 2-1. Hay un claro empujón de Omar Bravo por la espalda a Diego Reyes que lo obliga a cometer el tiro de esquina. Pero lo más trascendente fueron los penales. El que le marca a favor de América es inobjetable ya que el mismo Perera desplaza con el antebrazo a Montenegro dentro del área, pero deja sin sanción dos claros penales de Mosquera, quien en el primer tiempo se apoya sobre los hombros de su adversario para cabecear el balón y el segundo, ya sobre el final del partido, cuando el propio colombiano empuja por la espalda a Villa y lo derriba. Aquí no contó adecuadamente con la ayuda de su asistente Alberto Morín, quien aunque sanciona la falta que Mauricio no iba a marcar, no la señala dentro del área. Lo trágico para él y para el juego es que la falta fue claramente dentro y la marcaron afuera con lo que pudo haber sido la calificación del Cruz Azul a la Liguilla.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas