Análisis arbitral de las Semifinales

La "División del Norte" termina por imponerse en el Clausura del futbol mexicano y además reeditan la Final de la Concachampions entre Santos y Monterrey.

La “División del Norte” termina por imponerse en el Clausura del futbol mexicano y además reeditan la Final de la Concachampions entre Santos y Monterrey. En lo que a arbitraje se refiere, Mauricio Morales estuvo a cargo en la ida entre Monterrey y América con un trabajo “bueno a secas” porque no influyen sus decisiones en el marcador final de cero por cero. Pero creo que se equivoca en la primera amonestación a Paul Aguilar, por supuesta simulación, ya que fue un contacto producto de una acción limpia dentro del área y nunca existió el deseo de querer hacer creer al árbitro que le habían cometido penal. Lo dijo muy puntual Miguel Herrera al final del juego… hoy los árbitros o marcan penal, y muestran la amarilla al infractor para reafirmar que sí vieron la falta -esto lo digo yo, no Miguel-, o muestran tarjeta amarilla al delantero cuando no lo hay, también como para reafirmar que están seguros al no marcar. Ha habido como una obsesión de simulación en los últimos torneos y esto demuestra que es la influencia de la Comisión de Árbitros. El caso es que la conducta antideportiva, que es la simulación (en cualquier parte del terreno ya que no es exclusiva del área), se tipifica cuando un jugador claramente simula una supuesta falta tratando de engañar al árbitro para que la señale y éste no fue el caso de la acción de Aguilar, ya que él, con pie, juega el balón teniendo que abrir mucho el compás para alcanzarlo en el momento que el defensor se lanza en una barrida para tratar de tapar el mismo, pero con la mala suerte para el americanista, con la pierna derecha, hace contacto con la pierna de su adversario y cae por acción de juego. No es penal, pero tampoco es simulación. De éstas hubo muchas en la temporada y casi todas terminaron en amarilla para el delantero. Error importante ya que después viene la segunda amarilla y el mejor hombre del América, en ese juego, se queda sin  participar en el juego de vuelta en el Tec. No sé quien dijo además que por órdenes de FIFA no se puede protestar la primer amarilla de cualquier jugador en un partido. He visto el reglamento de sanciones de la FIFA y no menciona nada al respecto. Quisiera saber si existe una circular mandatoria al respecto, ya que desconozco esta situación y es la primera vez que lo escucho. Si existe sería importante que la FMF nos la muestre al público y a los periodistas así yo saldría de mi ignorancia. Lo cierto que por ello el América apela sobre la segunda y no se le levanta el castigo a Paul Aguilar. Sin embargo se le levantó a Reyna de Monterrey cuando fue expulsado por doble tarjeta amarilla aduciendo error en la redacción del árbitro, que si bien fue cierto que fue pésima, la circunstancia  de la falta cometida por Ángel Reyna sí ameritaba la segunda tarjeta per se. En el otro juego de ida de Semifinales el árbitro fue Francisco Chacón. Tuvo un muy buen primer tiempo y su error en esta parte fue no amonestar a Palos, quien sale de manera temeraria a buscar con el pie, fuera del área, y choca con Oribe Peralta, pero como ya había sancionado un fuera de lugar inexistente en la jugada optó por no mostrarla. Nunca fue la acción para tarjeta roja como pretendía Santos porque no sale con el pie en plancha a golpear al adversario sino de lado a querer jugar el balón que no lo alcanza. Donde sí se equivoca Chacón es en la segunda parte marcando dos faltas inexistentes contra Lucas Lobos al borde del área de los de La Comarca y una de ellas termina en el gol del empate. Además deja sin mostrar la roja a Salinas, de Santos, en una clara entrada con “la plancha” arriba del tobillo del adversario en un claro juego brusco grave y lo interpreta mal mostrando sólo la amarilla. Mejores trabajos en la vuelta siendo el mejor de toda la Liguilla el de Roberto García Orozco en el Monterrey-América con condiciones muy difíciles del terreno de juego por el intenso aguacero. Controló muy bien el juego con sólo tres tarjetas que sí lo fueron y con estar cerca de las acciones para prevenir cualquier conato de bronca o roces que se presentaban en el partido. Merece por su trabajo estar en Torreón en la gran Final. Quien se equivocó esta vez fue José Luis Camargo, pues le quita el tercer gol a Monterrey. Aldo de Nigris no estaba en fuera de lugar como lo señaló, pero no influyó en el resultado final, afortunadamente. Marco hizo también un buen trabajo pues estuvo sereno y sobrio y eso es mejor para el partido y para los jugadores. Tal vez su error más importante fue en los minutos 16 y 17 de la segunda parte dónde perdonó las tarjetas a Oribe Peralta, quien entra con falta sobre Torres Nilo y da un golpe en el brazo derecho del jugador felino cuando ya estaba caído y todavía protesta haciendo algún ademán cuando fue sancionado. Y en la siguiente jugada entra con “la plancha” muy alta sobre la pierna del mismo Torres Nilo en clara falta de tarjeta. Fuera de esto estuvo correcto y se cuidó mucho de cualquier marcación en contra de Santos por temor al “qué dirán” (por lo de la Final anterior). También puede estar en la Final de ida en Monterrey. Ya veremos qué decide la Comisión, pero fueron los dos mejores trabajos de toda la Liguilla.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas