Edgardo Codesal

Análisis Arbitral

Lunes 9 de Julio del 2012



El futbol dio un paso trascendental la semana pasada cuando la International Board (I.F.A.B) con el apoyo de la FIFA aprobó el uso de la tecnología sobre las metas para determinar si el balón entra o no totalmente en la portería para que en base a la regla 10 (tanto marcado) decidir sí se ha producido un gol o no. Era cuestión de tiempo ya que es evidente que hoy por hoy la velocidad del juego ha superado la capacidad de apreciación de la vista humana y al sistema de control del juego. Sucedieron muchos acontecimientos en cuanto a situaciones de “goles fantasmas” desde hace muchos años que terminaron por convencer hasta los más reacios -como Blatter que se oponía sistemáticamente a este cambio- que después del gol de Ucrania contra Inglaterra que no fue marcado por el asistente de gol y por el árbitro húngaro Viktor Kassai, que la tecnología ya era algo muy necesario.

Debo recordar que yo mismo fui uno de los primeros en reunión oficial de FIFA en el mundial Japón-Corea 2002 en solicitarle al Presidente que era ya tiempo de utilizar una ayuda adicional para los árbitros, ya que era muy difícil ver todo lo que ocurre en el campo de juego pero que además serviría para tener un elemento  ”fiscalizador” para jugadas de gran trascendencia como el gol y porque no, como la ocurrida en España vs. Corea dónde se le anuló un gol a España porque el asistente de Trinidad y Tobago señaló bastante tarde que el balón había abandonado el terreno y  “La Furia”  terminó por perder el partido por demás polémico. La televisión tomó al trinitario Warner festejando abrazados junto al Presidente de la Federación coreana de futbol aquella victoria del local y su pase a Semifinales. Y otras tantas injusticias como la mano de Thierry Henry que los calificó a Sudáfrica 2010 y muchas otras más.

Cuando un árbitro falla flagrantemente queda la sensación de injusticia, que en ocasiones despierta la suspicacia,  por eso este primer avance nos satisfizo mucho a quienes pugnábamos por un apoyo sustancial para los árbitros que se han visto superados por el defecto humano de la vista o por la terrible presión a la que hoy son sometidos por los innumerables intereses deportivo-económicos que existen dentro y fuera del futbol.

Muchos están en contra, lo sé bien porque dicen que se pierde la universalidad de las reglas del juego, que ya hay una clara separación de las reglas para el futbol de aficionados y otra para los profesionales y que por eso no debería ser. Creo que olvidan que desde hace ya tiempo ocurren cambios que sólo se pueden dar para los profesionales como las diademas para comunicación entre los árbitros o que las reglas dicen que serán 7 sustitutos de los cuales sólo se podrán escoger un máximo de tres para las sustituciones, pero en las Copas del Mundo no son sólo 7 sino 11 y todos están en la banca y además todos son elegibles.Que también las reglas dicen que cualquier jugador puede cambiar su puesto con el portero en cualquier momento, pero en las Copas del Mundo los 3 porteros registrados sólo pueden actuar de porteros y no como jugadores. Esto sucedió por Jorge Campos, al cual la FIFA  le cortó la posibilidad con una reglamentación de la competición que fue más allá de las propias reglas.

Lo cierto es que esto es el inicio y si funciona adecuadamente ya veremos a los medios, a los jugadores, a los entrenadores y Directivos pidiendo más y más intervenciones de la tecnología en otras jugadas. Todo podrá ser posible, menos que se detenga el juego para ir a consultar una pantalla. Ya lo veremos con el tiempo. Yo demoré 10 años para ver algo que ya había solicitado personalmente.



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios