Edgardo Codesal

Análisis arbitral de la J2

Lunes 30 de Julio del 2012



La Jornada 2 del futbol mexicano no sólo trajo desaciertos de algunos equipos sino que también desaciertos arbitrales que nos demuestran que hay muchísimo por hacer en el seno del grupo que tiene por encargo el aplicar las leyes del juego dentro del campo.

Aparición de algunos jóvenes que han tenido poca participación anterior y hasta la del debutante Víctor Bisguerra, joven de San Luis que lo hizo con acierto y con propiedad inclusive aplicando bien las tarjetas. Tiene una calificación de 8.7. Bien por sus asistente 1, Carlos Ayala, quien anula perfectamente un gol de Puebla por posición adelantada.

Sobre el otro árbitro joven, Cesar Ramos, podemos señalar que llevó bastante bien el duelo Pumas-Querétaro. Con algunos errores menores de apreciación de algunas faltas, pero con buen sentido de control, hasta que dejó de sancionar un claro penal a favor de los felinos universitarios en falta dentro del área a Villa cometida por García Arias, quien además se encontraba amonestado. Por el tipo de falta debió ver la segunda tarjeta amarilla y no fue así. Tal vez ese es su único pecado pero no marcar una falta así es clave en su desempeño. Para su fortuna ya no incidió en el resultado ya que Pumas igual se llevó la victoria. Calificación 6.8.

Por otra parte, quien hizo un mal trabajo con la calificación más baja fue Antony Sanjuanpa, quien no le hemos podido ver ningún trabajo acertado en la Primera División, aunque debo de admitir que tampoco los tuvo en la Primera A y después Liga de Ascenso.

Se equivoca en calificar las faltas y expulsa mal a Jorge Hernández, quien se barre al balón y de hecho lo juega siendo el atlista el que termina de hacer contacto con él por la inercia de la jugada, pero el tuzo ve anticipadamente la roja al 66’ y 2 minutos después el “Gringo” Torres corre la misma suerte por “irse de boca” producto del malestar que causó la anterior expulsión.

Entendible el enojo más nunca justificable en un profesional. De ahí las quejas de Hugo al final.  
Jugadas más fuertes y directas a la pierna del rival fueron las faltas de Cufré y Robles. Ellos sí debieron recibir la roja directa pero nunca lo juzgó de esa manera. Calificación 5.8.

Seguimos con Monarcas-Monterrey dónde lo más grave fue no sancionar una mano claramente deliberada de Huiqui en la primera parte evitando además una muy manifiesta oportunidad de gol. Era penal y tarjeta roja pero ninguna de las dos situaciones sucedió. Amén de algún otro error menor que no iba directamente al marcador. Calificación para Miguel A. Chacón de 6.9.

Miguel A. Ortega no muestra tampoco la tarjeta roja a Hugo Ayala por codazo en el rostro de “Kikín” Fonseca después que éste último le saltara sobre el cuerpo y al caer recibe el codazo. Ayala hizo a la postre el segundo gol para el 2-1 final.

Cuando estaban 0-0 se anula por fuera de lugar un gol de Guagua que sale de buena posición quedando la duda de si es rozada la bola en el viaje después del cabezazo por otro compañero. Jugada brava. Calificación 6.5.

Por último, el trabajo de Marco Rodríguez  en Chivas-Santos se ve empañado por la anulación de un gol de Rafa Márquez Lugo por supuesta falta que de acuerdo al reglamento no existió. Rafa salta con antelación al contacto por lo que tampoco se apoya sobre su adversario para sacar ventaja al elevarse y en cambio es Quintero, quien al retroceder sin ver a Márquez, hace contacto con el delantero. Se aprecia mal y se anula influyendo en el marcador final.

Antes se había señalado una mano de Chivas previo a la primera anotación invalidada, ésa sí con gran acierto porque sí existió y fue deliberada por parte de Luna en al área rival. Calificación 6.9

Balance negativo en la segunda jornada del torneo de Liga MX dónde la Comisión de Árbitros tendrá mucha tarea contestando las cartas de protesta que seguramente se enviarán este lunes  y además trabajando técnicamente en cancha y aula con los silbantes.



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios