Un Consejo a la Liga MX

El primer paso está dado. Hubo cambio en la cabeza de la Comisión, pero ahora falta encontrar quiénes puedan asesorar a Rafa Mancilla y a los árbitros desde el punto de vista estrictamente técnico.

Estamos ya frente al inicio de la Liga Mx, un nuevo proyecto que incluye muchos cambios en el futbol mexicano y que involucra además a la Liga de Ascenso dentro del mismo. El primero, y fundamental, es que hay ya una clara separación de funciones de la FMF con respecto a la actividad de la Liga, que es casi independiente de ésta sin dejar de tener un vínculo pues depende de su afiliación para poder jugar dentro del futbol organizado y ser reconocida por la propia FIFA. Aparte de esto, lo trascendente es que esta separación hará que la Liga funcione económicamente también en forma independiente de la FMF pues tendrá que buscar su propia promoción en busca de incrementar la audiencia televisiva y la de los estadios para integrar mejor y en más volumen a los patrocinadores, que son una parte muy importante de su economía. Si bien la televisión se ha vuelto el principal ingreso de los clubes, hay que fomentar que la teleaudiencia mejore sustancialmente para así formar una sinergia que beneficie a todas las partes. No será tarea fácil, pero se ha iniciado bien la labor ya que al irse reforzando bastante cada uno de los equipos se ha despertado un mayor interés en los aficionados que se preguntan cómo estará el nivel de los equipos para este campeonato. Hubo muchas contrataciones, muchos movimientos internos de jugadores que ya son figura y que han cambiado “de piel” para este nuevo evento, el cual empezará el próximo viernes en punto de las 7:30 en Chiapas entre Jaguares y Tigres. No podía estar ajeno a tanto cambio el arbitraje, que en principio tuvo movimientos internos con la salida de Aarón Padilla. Padilla pasó sin pena ni gloria y con demasiados cambios de árbitros pero no dio los resultados que se esperaban porque una cosa que nos cansamos de señalar es que para tener árbitros de gran jerarquía es necesario tener instructores de gran jerarquía, quienes primero generen la expectación de sus educandos y que tengan además la trayectoria suficiente para despertar el interés en cada una de las pláticas técnicas que se tienen a lo largo de cada semana. A Aarón le faltó eso y para mí nunca fue importante si no había sido árbitro, sin embargo, lo más importante en ese caso es rodearse de los asesores e instructores capaces de transmitir conocimientos, experiencias, motivaciones y los secretos propios de una profesión difícil que no se aprenden sólo hablando de las reglas de juego, sino de mucho más que eso. De lo que se trata es de enseñar a resolver los problemas de control de juego, de interpretación  y aplicación del espíritu de la ley del juego y sobre todas las cosas enseñar a cómo superar problemas que se presentan en cada juego cuando tienes que conducir con capacidad, congruencia, ecuanimidad e imparcialidad a jugadores que son estrellas dentro y fuera de la cancha. Resolver problemas de esa índole, especialmente bajo presión, no es tarea fácil. Especialmente cuando eres observado por 28 cámaras con repeticiones en súper-cámara lenta que desnudan cada una de las decisiones difíciles que hay que tomar en fracciones de segundo bajo la apreciación de uno de los sentidos más débiles del ser humano, la vista. El primer paso está dado. Hubo cambio en la cabeza de la Comisión, pero ahora falta encontrar quiénes puedan asesorar a Rafa Mancilla y a los árbitros desde el punto de vista estrictamente técnico.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas