Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
Edgardo Codesal

Análisis arbitral de la J17

Lunes 12 de Noviembre del 2012



El arbitraje de la Jornada 18 cerró de acuerdo a los lineamientos que tuvo la Liga MX para este torneo. Durante el mismo ha sido muy claro el hecho que se les ha pedido a los silbantes darle más continuidad al juego y no aparecer marcando tantas faltas y cortando así el juego.

Sin embargo, en aras de esta supuesta continuidad se dejaron muchísimas faltas claras en el que el equipo que conducía el balón y recibía la falta -como consecuencia de ella- perdía el balón y de todas formas y no se marcaba nada. Mal, porque eso no es continuidad. La misma se basa de acuerdo al propio espíritu de las reglas, en que no se deben marcar faltas mínimas para no cortar demasiado el juego, o por ejemplo, no marcar todo contacto como falta.

El físico bien usado puede servir para desplazar legalmente a un jugador que posee el balón siempre que sea hombro con hombro y sin aplicar una fuerza desmedida o hacerlo de manera temeraria o imprudente lo cual sí tipifica la falta en sí.

No se ha manejado de esta forma, pero todos parecen estar muy satisfechos y contentos con lo visto en el torneo, especialmente los directivos de los clubes que no han dicho nada frente a esta cantidad de faltas no marcadas de acuerdo a la propia regla. Lo visto en los juegos de ayer en 1Pumas-Atlante y Chivas-Xolos es un ejemplo de ello.

En C.U. Guagua le mete una plancha terrible a Bravo a la altura de la rodilla que de no ser porque el propio jugador de Pumas logra sacar rápido la pierna, le hubiera seguramente provocado una gravísima lesión. Erim Ramírez, como lo hizo en toda la temporada, sólo le mostró una muy tibia amarilla.

O como el puntapié a la altura de la rodilla que le propina Marco Fabián a Leandro Augusto en el Chivas-Xolos. No se expulsa al jugador del Rebaño sólo porque Chacón no quiso hacerlo.

El mismo Erim muestra tarjeta en ese juego al “Pikolín” por falta sobre Paredes, pero no hace nada con el atlantista que le metió un codazo y provocó luego la reacción del jugador felino. Además, al saberse amonestado, “Pikolín” le dice de todo al árbitro sin que pase más nada.

Éste otro problema se presentó durante todo el campeonato ya que se ha perdido personalidad y por consecuencia autoridad y los jugadores protestan airadamente muchas decisiones arbitrales sin que vean ninguna tarjeta.

Es penoso ver la falta de autoridad y cómo muchos de esos reclamos han sido con groserías o con cortes de manga y nada ha pasado. Pero de esto también parece que todos están muy satisfechos porque nadie dice nada al respecto, especialmente los propios árbitros que con tal de seguir han hecho todo lo que se les ha pedido al pie de la letra.

Hasta el propio Marco Rodríguez ha cambiado ya su estilo y está mucho más permisivo dejando muchas faltas sin marcar. En su último juego: Monarcas-Santos amonesta a Joao Rojas al 75’ por fingir una falta dentro del área rival y minutos más tarde le cometen al mismo jugador un penal dentro del área chica y no marca nada, ni penal ni segunda tarjeta. Si no fue falta… ¿entonces?

En Cruz Azul-Monterrey hay un claro penal por jalón de camiseta a Giménez dentro del área y no pasa nada. O en el segundo gol de León, Britos empuja dos veces a su marcador en tiro de esquina cuando el balón ya estaba en juego y de allí queda solo para convertir el tanto.

En el Puebla-Querétaro Onay Pineda recupera el balón con clara falta sobre su rival y de allí mete el pase a Landín que convierte en el gol del gane y tampoco se marca nada.

Ricardo Arellano no marca penal contra San Luis cuando un defensor mete una mano clara por todo lo alto para que el jugador de Toluca no pueda cabecear durante el primer tiempo pero va con la fácil de marcarle falta al atacante y con eso evitar la anterior marcación.

En fin, esperemos que en la Liguilla cambie la propuesta arbitral porque de otra manera seguramente seguiremos viendo todo este tipo de situaciones que demeritan en ocasiones los resultados de algunos partidos. Y no es porque uno quiera señalar sólo los errores, lo que pretendo es que se apliquen las reglas de acuerdo a su verdadero espíritu y prevalezca el verdadero Fair Play.

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios