Análisis arbitral de las Semifinales

¡Qué bueno por el arbitraje y por el futbol que los árbitros de Semifinales no fueron factor de decisión de los partidos en esta ocasión!

Lista la Final de la Liga MX, donde el primero y el segundo lugar logran llegar por méritos propios y afortunadamente sin que existieran problemas arbitrales. Hay que felicitar a la Comisión de Árbitros que fue congruente con sus designaciones ya que antes no se veían a los mejores en estas instancias sino a quienes deseaban impulsar para demostrar a todos que estaba trabajando haciendo nuevos árbitros. En esta primera Liguilla, que dirige Rafael Mancilla como Presidente, designaron a los mejores por sus calificaciones o por sus jerarquías adquiridas a través de los años de trabajo en la Primera División. Y en realidad así debería ser siempre ya que al igual que los equipos, los árbitros compiten a lo largo de todo el torneo para llegar a estas instancias. En la columna del lunes pasado decíamos que de acuerdo con lo visto en los Cuartos de Final, deberían llevar a las Semifinales a los custro árbitros que terminó por designar acertadamente la Comisión. Jorge Antonio Pérez Durán se ganó a pulso la designación por ser un joven árbitro con personalidad y buena condición física, además de buen manejo de las situaciones conflictivas, aunado además a un buen trato hacia el jugador. Todas estas circunstancias hacen que conduzca muy bien los partidos y lo hagan merecedor de ser considerado inclusive para la primer Final junto con Francisco Chacón, quien pudiese ser el otro en disputa. Pérez Durán llevó el juego por buenos términos y si bien hubo algunas faltas sin marcar, nada que pudiera ser considerado definitivo en el marcador final de 0-2 en favor del visitante Toluca en el Azteca el pasado jueves. Tal vez se deba de señalar que la acción del primer gol del partido nace de un tiro de esquina que concede equivocadamente porque era saque de meta pero fue una jugada de su lado difícil de apreciar. En los dos partidos de ayer se dan buenos trabajos en especial el realizado por Roberto García Orozco en la Bombonera entre Toluca y América que le permite, en mi concepto, ser el árbitro que debería ser designado para la gran Final. Roberto es un árbitro maduro, sereno, que tiene muy buena condición física que la utiliza para desplazarse adecuadamente en el campo para seguir de cerca las acciones. Marca con acierto casi todas las faltas y saca una muy buen tarjeta amarilla a Rubéns Sambueza en el primer tiempo ante el primer puntapié fuera de tono para una clara falta de juego brusco que le da rumbo disciplinario al partido. De allí jamás soltó el rumbo y apareció sólo cuando fue necesario. Termina en el minuto 94 expulsando muy bien a Medina de América que suelta “una coz” de coraje y de impotencia ante una falta clara de Tejada que lo derriba mereciendo también una amarilla por su acción que no concede, pero eso fue “pecata minuta” en su trabajo. Muy buen desempeño que lo pone en la gran Final seguramente. El último trabajo fue de Marco Rodríguez en el juego entre Xolos y León que deja como saldo un 3-0 contundente que pone a los del norte por primera vez en su corta historia en una Final de Primera División. Hay una mano en el área leonesa que no marca y coincido en que no fue deliberada dada la velocidad del balón y la cercanía del jugador defensor al disparo, lo que no le permitió sacar el brazo a tiempo. ¡Qué bueno por el arbitraje y por el futbol que los árbitros de Semifinales no fueron factor de decisión de los partidos en esta ocasión!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas