Análisis arbitral de la Liga española

Ahora que ya no tenemos futbol mexicano hay más tiempo de poder ver otros medios futbolísticos.

Ahora que ya no tenemos futbol mexicano hay más tiempo de poder ver otros medios futbolísticos,  que aunque siempre les damos un seguimiento; en esta ocasión es más detallado que cuando está en plena marcha nuestro torneo. Precisamente la jornada del futbol de España causó esta semana, al igual que en muchas otras, bastante polémica; especialmente con las quejas del Real Madrid que pudo llegar a quedar empatado cuando estaban 2-1 contra el Valladolid. El árbitro Pérez Montero anula un gol por supuesto fuera de lugar a Sergio Ramos que no lo era. Ramos sale bien desde atrás del penúltimo defensa en buena posición para enfrentar al portero rival y vencerlo de buena forma. Sí estaban tres compañeros de Ramos en posición adelantada al momento del toque del balón, pero en ningún caso ninguno de los tres interfirió en el juego, ni ganaron ventaja alguna, y menos interfirieron sobre el portero que no fue obstaculizado para nada durante toda la acción. El Real Madrid se queja amargamente de una gran amistad que existe entre el Presidente de la Real Federación Española, Ángel María Villar, y Laporta, Presidente del Barcelona. Amistad o no, el Real lleva tiempo quejándose amargamente del arbitraje. Pero también en el juego Barcelona-Betis hubo varios golpes que en ningún momento fueron reprimidos de acuerdo a lo que marca la regla 12. Quienes salieron perjudicados fueron los catalanes. Golpes por detrás sin balón, puntapiés arteros a la espalda del rival en el piso y nada sucedía. Lo cierto es que el arbitraje español adolece de buenos árbitros y además de una buena instrucción, al punto que, dentro de su propio país se quejan de tener el peor arbitraje del mundo cuando muchos hablan de que es la mejor Liga del mundo ( lo cual no comparto ya que es una Liga de dos, los demás hacen comparsa). Victoriano Sánchez Armiño, ex árbitro internacional español que estuvo en el Mundial de México 86 y con el que conviví durante 40 días, es el actual Presidente de la Comisión de Árbitros de aquel país. Como árbitro, tuvo sus problemas en el juego Argentina-Corea del Sur y en general los árbitros españoles no han tenido destacadas actuaciones en los diferentes Mundiales en que han participado, a excepción de José María García Aranda en Francia 1998. Aunado a ello, no cuentan con grandes instructores arbitrales. Lo mismo sucede hoy en día en casi todo el mundo. Por alguna razón u otra, los grandes árbitros mundialistas no están actualmente en la instrucción en sus países. La dirigencia del futbol a nivel mundial no desea que sus árbitros sean hombres de gran personalidad, sino que desean gente que acepte todo fuera del terreno. Después se les pide que sí tengan personalidad para controlar los juegos y esa dualidad no existe. Para ser un gran instructor hay que tener ciertas condiciones que no pasan solamente por asistir a los cursos de la FIFA. Se debe de amar el arbitraje por encima de todas las cosas, tener vocación y capacidad docente, mucha personalidad -lo mismo dentro y fuera del campo- y el poder que da la jerarquía. A lo largo de toda mi carrera he visto muy buenos instructores y algunos muy grandes que hoy en día ya no existen… los absorbió el sistema.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas