Edgardo Codesal

Arbitraje sin dignidad en la Final

Lunes 3 de Diciembre del 2012



Al terminar el torneo Apertura 2012, primero de la Liga MX, no sólo debemos analizar el trabajo arbitral de los partidos de la dos Finales, sino que además tenemos que hacer un balance somero de lo que ha sido el mismo arbitraje durante todo el campeonato.

En primera instancia sorprendió que Roberto García Orozco llevara el juego de ida en Tijuana pues es junto con Marco Rodríguez (que se encuentra en Japón para el Mundial de Clubes) los dos preseleccionados por México para estar en Brasil 2014. Era de suponer, al no estar Marco, que sería el árbitro del partido de vuelta pero no fue así.

Roberto, muy fiel a los nuevos lineamientos dados por la dirigencia de la Liga; realizó un trabajo muy permisivo, pues dejó de marcar claras faltas y sobre todo un claro puntapié de Arce a la rodilla de  su adversario durante  el segundo tiempo y el cual ameritaba la tarjeta roja y no la tibia amarilla.

Pero esa es la idea de la nueva Liga, expulsar lo menos posible porque es lo que desean los equipos, que sienten que sus inversiones deben de estar en la cancha y no suspendidos mirando los partidos desde la tribuna. No ven, quizás, que lo que hoy los beneficia, mañana de seguro los perjudicará directamente.   

Arce no debió jugar ayer el segundo partido en el que fue figura fundamental para la victoria de su equipo al son de 2-0 con lo que mató toda esperanza del Toluca de igualar a las Chivas en número de campeonatos ganados.

No sólo éste fue el grave error de Roberto sino que además el segundo gol de Tijuana fue un fuera de lugar que debió ser señalado por Juan Joel Rangel. Y como colofón, en el minuto 89, permitió un claro penal sobre el “Conejito” Brizuela por un puntapié de Gandolfi dentro del área.

Francisco Chacón siguió al pie de la letra los nuevos lineamientos y dejó un sinnúmero de faltas sin marcar en el juego definitivo del día de ayer en la “Bombonera”.

 A los 24 minutos del primer tiempo dejó sin siquiera marcar falta que Gandolfi le diera una “planchazo” a Sinha que era de clara tarjeta roja, y eso que él estaba a dos metros de la acción y con muy buen ángulo de visión como para tomar la decisión correcta. Pero prefirió dejar de marcar antes que evidenciar que sí la vio y que no quiso hacer nada. Después de esa artera plancha, Sinha desapareció del partido.

Alfredo Moreno fue el jugador que más faltas hizo en el juego sin recibir tarjeta de amonestación por persistir en infringir las reglas del juego. Hizo cinco en total y provocó el frenado de la salida de su rival en tantas ocasiones.

En cambio, a Esquivel a la primera lo amonestó tempranamente. No digo que la amarilla para el toluqueño haya estado mal sino que lo malo fue no amonestar a Moreno.

Después de advertir verbalmente a Saucedo para que no perdiera tiempo (aunque se perdió más en la arenga del árbitro al portero que lo que hacía el propio Saucedo) éste arrojó un balón hacia el sitio dónde se disputaba la jugada en una clara conducta incorrecta que amerita por regla una tarjeta amarilla y nada sucedió.  

Así transcurrió todo el partido… con situaciones que el árbitro bien sabe que no se querían marcar  hasta que en el minuto 85 Fidel Martínez perdió la cabeza de manera absurda y le tiró un puntapié a un adversario que estaba caído en el medio campo, casi sobre las bancas. Todo terminó en tibia amonestación.

El arbitraje de hoy ha perdido dignidad ya que ellos saben que están contraviniendo las reglas pero aceptan las exigencias de hoy por temor a ser dados de baja, a perderse designaciones y han traicionado al verdadero Fair Play. Sin embargo, a todos los involucrados parece gustarles bastante esta nueva modalidad de arbitraje.

El trabajo del joven  árbitro  Martínez de Oaxaca en la segunda Final de la Liga de Ascenso Piedad-Dorados fue verdaderamente lastimoso. Permitió todo tipo de faltas y agresiones. Éste es otro ejemplo -y aún más grave- de lo que vengo manifestando.

Nota: Las columnas que se presentan en la seccin Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad nica de sus autores y no reflejan necesariamente la opinin periodstica de Medio Tiempo.

Comentarios