Edgardo Codesal

Nuevas polémicas arbitrales

Lunes 7 de Enero del 2013



Inicia el torneo Clausura 2013 con nuevas polémicas arbitrales porque lo cierto es que no se ve ninguna mejoría y lejos de ello, se atisba que no hay un  trabajo adecuado desde el punto de vista técnico. Se sabe que la Pretemporada no ha sido la adecuada, que estuvieron de vacaciones muchos de los instructores como si se estuviera en la bonanza arbitral.

El arbitraje sigue siendo el punto débil de la nueva Liga MX y que a pesar del Código de Ética (una idea brillante para aplicar la ley mordaza disfrazada de otra cosa) la misma fue rota de manera brutal por el entrenador del América que se siente perseguido por Ricardo Arellano, al que lo tildó de “payaso”.

Y es que en cierta manera, sin que esto se entienda como justificación de lo hecho, tiene razón en la queja, más no en el adjetivo porque la autoridad equivocada merece respeto y no lo decimos por el famoso código sino porque así debe de ser.

En una jugada previa a la marcación del penal contra el América, Basanta estaba abrazando a Mosquera en un tiro de esquina en contra del Monterrey y el árbitro (en un error craso) sólo se acercó a decirle que no lo hiciera y al americanista, en cambio, le sancionó con penal por la misma acción sin aviso de ningún tipo lo cual, a todas luces, es incongruencia total en la actuación del árbitro.

Independientemente del enojo de Herrera, la acción del silbante en el encuentro que se llevó a cabo en el Azteca es uno de los errores más graves de los últimos acontecidos en las canchas de futbol de la Primera División de México lo cual indica la desconcentración e incapacidad para dirigir en la Liga.

NO SE PUEDE SANCIONAR TÉCNICAMENTE CUANDO EL BALÓN NO ESTÁ EN JUEGO

Y eso fue lo que sucedió, cuando todavía no se ejecutaba el tiro de esquina (lo demostré con imágenes contundentes en el programa “Futbol en serio, punto”) Aquivaldo derriba en el área a Basanta previo al tiro y cuando el balón es puesto en juego ya estaban en el suelo, es decir la falta ya se había cometido por lo que NO ES POSIBLE REGLAMENTARIAMENTE MARCAR PENAL,  sino que lo que correspondía desde el punto de vista técnico era amonestar  al americanista por conducta incorrecta y repetir el tiro de esquina.

Esto es lamentable a todas luces y lo venimos mencionando repetidamente pero a nadie parece importarle que nuestro arbitraje haya caído en tan espantoso bache y Ricardo Arellano -que no es un novato- no tiene capacidad para este tipo de partidos, pese a que desde hace rato ha tenido un apoyo sin precedente de la Comisión de Árbitros.

No se trata de criticar a una función que sabemos que es difícil, pero una cosa es un error de apreciación y otra muy grave es el desconocimiento total de los principios básicos del reglamento.

Por otro lado, lo preocupante sigue siendo la cantidad de golpes arteros que siguen sucediendo en los partidos sin que se sancione con las tarjetas rojas que las propias reglas del juego estipulan.

Como por ejemplo, el golpe sin balón de por medio de Pérez a Tejada en la cara, jugada en la que no se marcó nada, pese a que sucedió muy cerca de donde estaba el árbitro Jesús Morales. O en ese mismo juego, la plancha a la rodilla de Marco Fabián a su adversario, falta que sólo fue sancionada con la amarilla, o lo mismo de Báez sobre su rival cerca del tiro de esquina.

Hubo muchas de estas acciones, como la de Miguel Ángel Martínez, de Jaguares, contra Tigres en el minuto 30. Éste se tira con los dos pies en plancha contra el rival y sólo lo amonestan. No conforme con ello, y viendo que el joven Bisguerra no lo iba a expulsar, dio otra peor en el segundo tiempo y el silbante sólo le llamó la atención frente al evidente reclamo de todos  los jugadores rivales.

No hay espacio suficiente para seguir sobre los innumerables errores de esta jornada, pero destaca: el saque de banda inexistente en contra de Pumas y de donde se deriva el gol de Atlas y el cual marca Jesús Sevilla ante la presión de Tomás Boy, o la tarjeta roja que decreta Miguel Ángel Ortega al final del San Luis-Santos en contra del santista Rafael Figueroa en otro gravísimo error técnico ( si yo fuera directivo del equipo haría una protesta formal para que le quiten el castigo) ya que no se puede regresar a marcar una falta después de otorgar una ventaja que se hizo efectiva pero que, por falla de ejecución del jugador de San Luis, se la entrega en las manos a Oswaldo. De verdad que es un error muy grave desde el punto de vista técnico- arbitral.

¿Hasta dónde llegaremos?, quien sabe, pero de no remediarse pronto esto puede transformarse en un problema muy serio para la nueva Liga MX.

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios