Análisis arbitral de la J9

Hemos llegado a la mitad del torneo y se registra poca variación en las designaciones de los árbitros que están apareciendo en las últimas jornadas.

Hemos llegado a la mitad del torneo y se registra poca variación en las designaciones de los árbitros que están apareciendo en las últimas jornadas, ya que la Comisión ha estado con la preferencia de asegurar los partidos porque las críticas van subiendo de tono hasta el punto ya de haber oído algunas acusaciones de corrupción como la de Adolfo Ríos contra Sanjuampa. Es por eso que en los dos partidos de mayor convocatoria como el América-Cruz Azul y el Pumas-Chivas estuvieron presentes los silbantes con mayor experiencia. En el Azteca, Marco Rodríguez hace un buen trabajo y muestra que cuando se controla y actúa como él sabe es el mejor dotado técnica y físicamente. Comienza amonestado correctamente al “Maza” Rodríguez por falta y también a Barrera, que aunque muchos dijeron que era para roja no hay uso de una fuerza excesiva, lo que en mi opinión lo hice de manera correcta. De la misma manera aplica de manera consistente y congruente las reglas del juego al expulsar a Israel Castro y Paul Aguilar, quienes cometen faltas similares al meter una plancha a la altura de la espinilla de sus rivales. Bien por Marco que muestra de esta forma  que cuando se pone a dirigir un partido es el mejor que se tiene en México. Por otra parte, en el Pumas-Chivas designan a Roberto García, quien en la jornada anterior permitió que Torrado se burlara de él al repetir hacia la tribuna el gesto que el árbitro le había hecho al momento de protestar una decisión, por lo cual fue amonestado pero no expulsado. Con dichas acciones, el árbitro va permitiendo que su autoridad se vea totalmente menoscabada y su personalidad disminuida al punto de desaparecer del terreno. Habíamos dicho en la columna del pasado lunes que veríamos si la Comisión lo volvía a designar significaría que esas son las instrucciones que se les dan y que deben de soportar el menoscabo de su autoridad para poder seguir arbitrando. Ése es el mensaje que se da a los árbitros para que sepan cuál es el camino a seguir, pero no sólo a ellos mismos, sino a toda la sociedad por lo popular de este deporte. El ejemplo a niños y jóvenes es el que no hay que respetar a la autoridad. Triste y lamentable que esto suceda y más que los mismo árbitros se lo permitan a los jugadores. Si a Marco hay que señalarle algo de su actuación de ayer, fue que cuando amonestó a Sambueza, el jugador americanista le hizo un corte de manga clarísimo y no pasó nada. Roberto tuvo una actuación discreta ya que dejó de señalar un penal en contra de Pumas por empujón de Romagnoli sobre Márquez Lugo dentro del área. Eso no fue un forcejeo, eso fue un desplazamiento ilegal y punto. Por otro lado, se le anula un gol legítimo a Pumas en el minuto 45 del primer tiempo por supuesto fuera de lugar de Bravo que no era, pero allí el error se le acredita a Juan Joel Rangel que hace el señalamiento que molestó a todos los felinos al punto de que el delantero se quejó de que el arbitraje ya le ha quitado al menos seis puntos en lo que va del torneo. Lo peor no es la queja en sí, sino que en realidad tiene razón. Por otro lado, Francisco Chacón, en Tigres-Monarcas, deja sin sanción un claro penal de Huiqui en el minuto 8 del primer tiempo cuando el defensa michoacano sujeta a su adversario desde fuera del área pero lo termina sujetando todavía dentro de la misma, lo que se tipifica como falta por continuidad. Es como aplicar la ley de la ventaja, por lo que el árbitro debe de esperar para sancionar estas acciones y si empieza fuera, pero termina adentro, se sanciona la falta en la última instancia que es dentro del área con un penal. Lo peor del caso es que el árbitro ya iba directo al punto de penal para señalarlo, pero su Asistente 2, Alfredo López se regresa y le dice que fue afuera y rectifica dando sólo el tiro libre fuera del área. El problema aquí es que los que mandan técnicamente en la Comisión fueron todos asistentes y hoy día se les da toda la autoridad para que ellos, desde las bandas, prácticamente dirijan los partidos y si el árbitro toma otra decisión inmediatamente suspenden al central ¡Cosas de la vida!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas