Análisis arbitral de Cuartos de Final

El pase a Semifinales de los cuatro equipos que quedan con vida en este torneo de Liguilla del 2014 no se debió a situaciones arbitrales erróneas.

El pase a Semifinales de los cuatro equipos que quedan con vida en este torneo de Liguilla del 2014  no se debió a situaciones arbitrales erróneas que hayan favorecido a unos y perjudicado a otros y esto es una muy buena noticia para el gremio; siempre es grato  cuando sucede de esta manera. No hubo críticas ni quejas de los que se hubieran sentido lesionados o perjudicados por las decisiones arbitrales. Evidentemente la Comisión ahora si está poniendo a los que tienen más capacidad, además de gran experiencia. Hay que destacar que los mejores trabajos arbitrajes recayeron en aquellos que reúnen estas condiciones, como Marco Rodríguez en Pumas - Pachuca, quien realiza una muy buena labor. Marco más maduro y en su mejor momento arbitral previo al mundial de Brasil, hizo ayer  un arbitraje adecuado a las circunstancias, dejando que los jugadores fueran las figuras y se metió poco en el juego para darle continuidad y sólo aparecer en momentos en que la presencia de la autoridad es necesaria. Si hubiéramos tenido al Marco de hace un tiempo atrás en la cancha, algunos jugadores de Pumas no hubieran terminado el partido, como por ejemplo Cabrera, quien después de estar amonestado incurrió en varias faltas que debieron ser castigadas. También se hubiera sancionado a Pikolín II cuando protestó sin razón alguna el penal que decretó frente a un clarísimo empujón dentro del área. Recibió la tarjeta preventiva, pero Alejandro Palacios continuó protestando, lo que antes hubiera significado una segunda amarilla por parte de Marco. Se criticó que había falta de  Dante López en la jugada del segundo gol de Pumas pero en realidad no existió porque el delantero universitario sólo cubre el balón  con su cuerpo y no empuja ni desplaza al defensor de Pachuca. Otro gran trabajo y en mi concepto el mejor de los 8 partidos fue el que realizó Roberto García en Santos - América. Condujo con mucha categoría el juego estando muy cerca de todas las acciones, lo que le permitió controlar cualquier brote de violencia o de enojo de los jugadores. No sancionó algunas situaciones dentro del área que se pedía como penal, especialmente cuando caía Peralta dentro de ella, pero estuvo en lo correcto porque en esas acciones el ímpetu del delantero lo hizo chocar contra los defensas sin existir infracción alguna. Se pedía la tarjeta roja para Oswaldo por zarandear y derribar a Jiménez, pero en realidad eso de acuerdo al marco jurídico de las reglas de juego es una actitud antideportiva y no está tipificado como conducta violenta, por lo que lo correcto fue sólo la amarilla.   Una muy buena actuación fue Francisco Chacón  en Toluca- Xolos, el cual dirigió con mucha personalidad y expulsó (por fin) de manera correcta a Pellerano por doble amarilla muy merecidas. El más flojo de todos fue Fernando Guerrero en Cruz Azul- León, quien anuló un gol a León por supuesta falta de Loboa sobre Pinto que nunca existió. Afortunadamente esto no pesó en el resultado final, si no, hoy estaríamos en el escándalo de la polémica por favorecer a los cementeros. También falló en la expulsión de Emana, quien cometió el pecado de resbalarse por las condiciones del terreno de juego. Ojalá y en las Semifinales tengamos trabajos parecidos para que sólo hablemos de futbol y por cierto de los grandes goles que vimos en estos Cuartos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas