Análisis arbitral de la Jornada 8

En esta jornada tuvimos altibajos importantes en el desarrollo del trabajo arbitral, viendo buenas decisiones y otras bastante equivocadas que se reflejaron en el marcador final.

En esta jornada tuvimos altibajos importantes en el desarrollo del trabajo arbitral, viendo buenas decisiones y otras bastante equivocadas que se reflejaron en el marcador final, haciendo que éstas  fueran deficitarias. Quienes realizaron buenos trabajos en términos generales fueron César Ramos en el Querétaro-Puebla,  expulsando por dos tarjetas de amonestación a Miguel Martínez de los Gallos quien perdió la cabeza después de que Cuauhtémoc Blanco (quien pierde el pelo pero no las mañas) lo provocó minutos antes.

Tal vez le faltó detectar eso al árbitro y amonestar al veterano jugador ante tal situación, pero fue evidente que en la segunda tarjeta, Martínez fue al desquite de su enojo.  (Ramos) Marcó muy bien el penal de último segundo cuando en la caída del defensor queretano el balón fue a la mano de apoyo, pero en última instancia mueve la misma para detener el balón y cometer mano deliberada.  

Otro buen trabajo fue el de Luis Enrique Santander en el Veracruz-Atlas conduciendo con propiedad el encuentro y sobre todo con jerarquía y personalidad. Es sobrio , sereno y acertado en sus decisiones porque se ubica bien para observar las acciones de cerca. Fue el mejor de la jornada.

Buena actuación tuvo también el novato Eduardo Galván en el Pumas-Tigres en CU. Tuvo la virtud de no comprar problemas y dedicarse a sancionar lo que realmente sucedió dentro del campo sin inventar nada. Controló los ímpetus de los jugadores especialmente en el pique entre Verón y Ruben con una tarjeta para el último.

Dejó sin tarjeta a "Pikolín I" cuando le protestó airadamente y con un lenguaje corporal inadecuado y lo perdonó. Un joven que quiere ganar un lugar debe empezar por hacer respetar la investidura de juez deportivo que tiene dentro del juego. Marcar de manera excelente el penal al final del juego por mano dentro el área que sí fue deliberada, primero por estar en una posición muy arriba (no normal) del desempeño de un futbolista para su accionar, y segundo, y lo más importante que realizó un último movimiento deliberado hacia el balón para bajarlo y cambiarle la dirección al mismo. Falta y penal,  bien sancionado que le dio rumbo final al juego.

Quien parece desconocido es Jorge Rojas, quien mostró un mal desempeño desde el principio al final del juego. Dejó de sancionar una clarísima falta de empujón por la espalda el defensor de Pachuca, que resultó el gol de Xolos del "Chango" Moreno. Inexplicablemente sale disparado fuera del campo el defensor tuzo debido a la fuerza del empujón que quedó impune. Ese defensor, además fue quien habilitó de acuerdo al reglamento a Moreno que se encontraba en línea con el otro defensor, ya que el "Conejo" estaba más adelantado al momento del toque del balón. No hay fuera de lugar pero sí flagrante falta previa;  además dejó sin tarjeta a Gandolfi y sin marcarle otra falta dentro del área en claro penal por zancadilla que pasó por alto. Permitió como muchos que Pellerano le protestara airadamente en menoscabo de su autoridad como árbitro. Quien cerró con mal trabajo para no variar mucho fue Jorge Pérez en el UdeG-América al no señalar otra clarísima falta dentro del área americanista cuando a los 15 minutos el defensor azulcrema dejó de lado su carrera para regresarse y arrollar  al delantero que buscaba ir a ubicarse para recibir el balón. Además  una falta fuerte y mal intencionada que le pone también el codo sobre el rostro golpeando a su adversario. Era momento de mostrarse como buen árbitro y marcar penal y expulsión del defensor de las Águilas, lo que hubiera cambiado el rumbo del partido probablemente de manera definitiva.

Dejó además que golpearan reiteradamente a Fidel Martínez y protestar a Sambueza . Este último sabedor de que había sido malo el trabajo del  mismo árbitro en aquel partido América-Atlante, donde terminó expulsando al argentino que reaccionó mal frente al error del árbitro de haberlo amonestado por simulación cuando había sido falta contra él. En fin, Toño Pérez Sigue sin tener buenos trabajos arbitrales pero no para en ser designado. Algo habrá de fondo. A Miguel Ángel Ayala no se le da la suerte y le volvió a caer un diluvio en Monterrey. Lo malo es que están tan intimidados por la Liga que ya no tienen personalidad y criterio propio para tomar decisiones al respecto. La vez anterior en el Estadio azul lo obligaron a reanudar el juego a través de un orden telefónica desde fuera del estadio por gente que nunca supo lo que es un partido de futbol y que ni siquiera se encontraba en el estadio.

En esa ocasión se lesionó Jerry Flores y lo dejaron parado un año. Ahora ocurrió lo mismo y alguien por teléfono a cientos de kilómetros dio la orden primero de empezar y frente a otra lesión, ahora de Mier, le dieron la contra orden de suspender el juego definitivamente. Nunca debió iniciarse ese partido y así no comprometer a nadie. Mal y de malas, y luego sale un comunicado que fue el árbitro quien decidió suspender el partido. ¿Engañarán a alguien  con esos comunicados?.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas