Se encienden los focos de precaución

Las deficiencias son innegables. México siguió careciendo de variantes al momento de ofender y permitió que una clasificación accesible se complicara ligeramente ante uno de los equipos más...

Las deficiencias son innegables. México siguió careciendo de variantes al momento de ofender y permitió que una clasificación accesible se complicara ligeramente ante uno de los equipos más débiles de Alemania 2006. Las cuatro unidades no son malas desde un punto de vista matemático, pero sí bajo la óptica futbolística, en la que falta mucho por trabajar si es que de verdad aspiramos a alcanzar el quinto partido. Y viene Portugal, la prueba más importante…

En este espacio habíamos hablado sobre la ausencia de Borgetti. Consideramos que ello permitiría una ofensiva con mayor dinamismo y profundidad. Sin embargo, ambos rubros se cubrieron a cuentagotas. Ni Bravo, ni mucho menos Franco, quien tuvo una actuación errática de principio a fin, supieron hacerse de espacios entre los zagueros africanos. La culpa no es exclusiva de este par, sino también de un mediocampo estéril, con un Sinha escasamente comprometido y con un Pardo que no tuvo la precisión acostumbrada. Los días pasan y no se mejora en un sector fundamental para evitar quedarnos en la orilla a la hora de la verdad. Cuando menos Jared suele ser contundente.

La calificación para la retaguardia es un tanto engañosa. En los números, la retaguardia azteca sale bien parada. No se presentó una acción de verdadero peligro sobre la puerta de Oswaldo. No obstante, es necesario tomar en cuenta que el rival nunca buscó hacer daño, que se dedicó a cuidar el empate y a  intentar sorprender con tibios contragolpes, que casi siempre  terminaban a centímetros del arco mexicano. Ante la escuadra lusitana se podrá obtener un parámetro confiable sobre el trabajo del sector defensivo.

 La Volpe dirá, con cierto grado de verdad, que la calificación es lo importante; estamos muy cerca de conseguirla. El verdadero problema se presenta al apreciar que los males se eternizan, que los puntos rojos en el funcionamiento de la escuadra tricolor se mantienen y quedan al descubierto incluso frente a enemigos accesibles. Quizás con esto alcance para llegar a los octavos de final. De la misma forma, difícilmente bastara para imponernos en octavos de final, instancia en la que los oponentes exigirán algo más que una tibia actuación.

La aventura mundialista prosigue. Todo México está unido en torno a la Selección. Que se indiquen sus debilidades no es más que un intento por analizar lo más objetivamente posible el funcionamiento del equipo de todos.

Van para ustedes otras dos preguntas: ¿Quitarían a Franco y Torrado de la alineación titular? ¿Consideran que podemos ganarle a Portugal?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas