De dichos y de fútbol

Bien dice el dicho: "Caballo que alcanza, gana". Que gran verdad. Esto puede atribuirse a que en la antigüedad, durante la competencia, alguno de los equinos sacara la casta y comenzara a remontar...

Bien dice el dicho: "Caballo que alcanza, gana". Que gran verdad. Esto puede atribuirse a que en la antigüedad, durante la competencia, alguno de los equinos sacara la casta y comenzara a remontar posiciones hasta colocarse por delante del líder y consagrarse con la victoria de dicha carrera. Por lo tanto, si se va a realizar el esfuerzo máximo, que mejor que coronarlo con la victoria como mínimo, ya que es lo único que importa. Pues siguiendo con esto de los proverbios y homologando el fútbol con el hermoso mundo de los caballos, en el cual me veo involucrado pero por razones personales y sentimentales, todavía no veo cual vaya a ser el equipo que vaya a quedarse con el título de liga, de esta liga tan nuestra. En definitiva a lo largo del torneo me ha dado mucho gusto ver como la competitividad ha ido en alza, ya que al día de hoy, son varios los candidatos a llevarse el título y mejor aún, cuatro con posibilidades de lograr el doblete conjuntando liga y copa del Rey. Por otro lado también he sufrido grandes enojos y un poco de frustración, al ver como mi predilecto arranca y se para, demuestra y luego inconforma pero en fin, así es el fútbol o no? Aunque duro revés el que se llevaron los gallegos del Depor, todavía son líderes gracias a ese fantástico nivel de juego que han demostrado durante todo el torneo, recordemos que son varias ya las fechas que llevan como líderes absolutos de la clasificación, merecido premio a esa afición que tanto ha soñado con el campeonato y se le ha escapado de las manos en el último minuto literalmente. Pero sigo sintiendo una enorme satisfacción al ver como equipos siguen demostrando mucho con lo poco que han podido reunir, digno ejemplo de que: "La casta hace al hombre y el hombre se engrandece y crece gracias a ella". Y es con este dicho personal que felicito al Alavés del país Vasco que sigue siendo de mis favoritos este año y a mi buen amigo Pablo Ortega por su enorme desempeño y garra en el último torneo de Jai Alai que acaba de enfrentar. En horabuena. Yo recuerdo que cuando chaval, siempre había tres grandes y los demás por debajo de ellos. Hoy parece haber dos grandes más por chequera que por fútbol, por que la historia se estudia aparte, ocho muy buenos contendientes con ganas de hacer la grande, seis con una meta muy bien trazada, pero con falta de recursos de toda índole y cuatro nefastos, que si por mí fuera, suspendería todos sus partidos restantes de una buena vez y otorgaría los puntos al rival en turno fuere quien fuere. Volviendo a los rezos antiguos: "Se dice el pecado pero no al pecador". Cada quien sabe donde se encuentra ubicado en este mundo tan elitista de posiciones y calificaciones. ¿Quién será el campeón? No lo sé. ¿Quién abandonará el cielo de la primera división y descenderá al infierno, con todo respeto a los ahí militantes, de segunda? Dios lo sabrá. ¿Podrá alguien conseguir el doblete? Tal vez. ¿Volverá a ser español el campeón de Europa? Ojalá. Pero lo que sí es un hecho, es que el torneo está mejor que nunca y hay que disfrutarlo al máximo, esperando que nuestro favorito, sea cual sea, logre alzarse con el trofeo de campeón y podamos celebrar durante largo tiempo el primer título del milenio nuevo. Que así sea. Nota aparte: en el juego de pelota vasca, Jai Alai, significa fiesta alegre, significado desconocido por un servidor que es aficionado más por emoción que por conocimiento. Lo que sí sé y muy bien es que los caballos y el fútbol no tienen mucho que ver pero ambos son hermosos en verdad.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas