¿Sorpresas o falta de humildad?

Se dice que el pez por su propia boca muere. Justamente es esto lo que mejor describe lo que le pasó al Barcelona que sin esperarlo, de tres pedradas, el "humilde Chelsea" lo ha tirado...

Se dice que el pez por su propia boca muere. Justamente es esto lo que mejor describe lo que le pasó al Barcelona que sin esperarlo, de tres pedradas, el "humilde Chelsea" lo ha tirado repentinamente de su nube de gloria e invencibilidad. "La suerte nos ha sonreído, enfrentaremos al equipo más fácil en ésta fase de cuartos de final", alguien dijo por ahí. Seguramente la gente del equipo blaugrana no observó ningún partido de la Copa de Campeones, además de los que ellos disputaron. Me hubiera gustado pensar esto, pero simple y sencillamente no es así, este "humilde" equipo inglés, dirigido por un italiano, no dio ninguna sorpresa. Este es el nuevo estilo de juego que se profesa en tierras británicas, simple y sencillamente no depende de mandar un centro al corazón del área para ver si algún bienaventurado logra conectar con la cabeza y mandar el balón al fondo de la red, no señores catalanes y holandeses, el nuevo estilo de juego en todo el mundo, consiste en realizar variantes y dinámicas de conjunto a lo largo de todo un partido de fútbol, atacando las debilidades del contrario así como de anular las individualidades, que en algunas ocasiones, logran salvar a todo el equipo. Este sistema se conoce como jugar FACIL, sin complicaciones atacando y defendiendo con inteligencia, y si es posible incorporando un poco de talento. Por otro lado, pero hablando de lo mismo, alguien más perdió piso a media semana y para desgracia de su directiva así como de su afición, todos los millones de dólares que invirtieron para ésta campaña, podrían irse a la basura por dos problemas distintos que tienen la misma consecuencia. Hablando de lo futbolístico, el Lazio cometió el grave error de querer ganar con el puro nombre de sus jugadores y sus grandes sueldos, a un equipo que no está dispuesto a despertar del sueño en el que está sumergido, el Valencia no cree en nadie más que en ellos mismos y ahora más que nunca están convencidos de lo que pueden llegar a conseguir. Literalmente el Valencia arrolló al Lazio en un despliegue impresionante de lo que es el fútbol moderno, y de lo que está dispuesto a hacer con tal de conseguir el codiciado trofeo que acredita al vencedor, como campeón de Europa. Lo que se veía como el juego más equilibrado resultó ser el más disparejo de los cuatro disputados en los cuartos de final del torneo. Pasando al otro extremo, no puede ser posible que además de quedar eliminado de la copa de campeones, el mismo Lazio esté a punto de perder la liga por una supuesta trampa al fichar a un jugador comunitario que en realidad no lo es. Aunque éste resulta un tema de suma importancia, no me siento apto para comentarlo debido a la enorme incertidumbre que se vive en torno a este caso de la bruja Verón y su club actual, el Lazio. Habrá que esperar el resultado de las investigaciones, para conocer el desenlace de algo que de ser cierto resultaría muy desagradable para todos, en fin. Volviendo a lo que nos ocupa de manera directa, no se presentó ninguna sorpresa en ésta primera fase de la ronda de cuartos de final. Ya que los dos equipos que aparentemente "sorprendieron", en realidad convencieron jugando sin tapujos y con toda la confianza necesaria para vencer a sus rivales en turno. Como cambia la perspectiva cuando se tiene algo pensado y sucede lo contrario, son ahora el Chelsea y el Valencia los que llevan las de ganar, porque son sus rivales los obligados a proponer y realizar el esfuerzo máximo, si es que quieren alcanzar la ronda de semifinales. Concluyendo la idea no hubo sorpresas, solo falta de humildad por parte de italianos y catalanes, y es éste factor el que los puede llevar a la eliminación. Pero no todo fue derroche de calidad y buen fútbol, ya que los otros partidos disputados pueden quedar en el olvido, el egoísta empate entre el Madrid y el Manchester solo tuvo como consecuencia la pérdida de tiempo de quienes lo vimos y el miserable uno a uno, entre el Bayern y el inmortal Oporto puede traducirse como el mejor somnífero que el insomnio puede pedir. Para el olvido sin duda aunque tanto el Manchester como el Bayern están obligados a ganar, ya que cualquier empate los deja fuera a ambos, en fin sea cual sea el resultado esperemos ver buenos partidos y no salomónicos empates que solo dejan mal sabor de boca. Nota aparte: Sr. Lorenzo Sanz, usted en definitiva no conoce la teoría del cangrejo, ya tiene puesta su mira en "grandes fichajes" para la siguiente temporada sin volver la mirada a la cantera y por si fuera poco no le interesó concretar el fichaje del hombre que los ha llevado a donde se encuentran ahora, por supuesto me refiero a Rolando Zárate, le ha dado una patada en el culo y le ha mandado de vuelta a Argentina. En mi pueblo le dicen mal agradecimiento, haya usted y su mala cabeza, la cual en cualquier momento puede rodar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas