Tiempos de furia

Resulta difícil creer en alguien cuando teniendo todo para triunfar, fracasa por falta de convicción y no por falta de talento. Esto puede ser un factor que marque algo de por vida, sin embargo...

Resulta difícil creer en alguien cuando teniendo todo para triunfar, fracasa por falta de convicción y no por falta de talento. Esto puede ser un factor que marque algo de por vida, sin embargo todos podemos equivocarnos y aprender de los errores y fracasos, convirtiéndolos así en armas sumamente poderosas que conduzcan directamente a la victoria. Hace tan solo dos años por estas fechas, la selección española se presentaba como uno de los equipos favoritos para conseguir el campeonato del mundo. Podríamos pensar que esto se debió a que la liga española se acababa de convertir en la liga de las “estrellas”, pasando por encima de la liga italiana que había gozado con ese sobrenombre desde hacía ya mucho tiempo. Quizá había muchas estrellas internacionales, algunas comunitarias, pero sin duda muchos jugadores españoles habían destacado por su enorme potencial así como por su corta edad. Pero sin más, la selección española fracasó rotundamente siendo una de las primeras desilusiones del último mundial del siglo, esto recordando que ni siquiera alcanzaron la segunda ronda del torneo, factor que prendió focos rojos en la federación y comenzó a trabajar en conjunto con los clubes como Dios manda, apoyando las canteras locales teniendo como resultado un campeonato juvenil y varios logros más, entre ellos, la formación de grandes jugadores que hoy componen la selección definitiva. Hoy se presenta una nueva oportunidad, una oportunidad que puede marcar el tan esperado despegue de la selección española. Si bien es cierto que España ya fue campeón de Europa en una ocasión, este es el momento de demostrar que España está para cosas grandes. Sí, en la Iberia se concentra el mayor número de equipos campeones de Europa a nivel club, pero hace falta demostrar que no solo se ha conseguido mediante jugadores y técnicos de otros países, que también los españoles han sido una parte muy importante de esos triunfos y que la liga hoy por hoy es la mejor del mundo. Hoy son tiempos de furia, tiempos para que la furia roja despierte y demuestre de lo que es capaz, de que puede ser campeona de Europa y en dos años más ser un serio candidato al campeonato del mundo. La afición no está dispuesta a esperar más, la afición merece un campeonato europeo para después poder soñar con un título mundial a corto plazo, la afición lo exige. Señores estoy seguro que la furia va despertar y en el momento que esto ocurra, cuidado porque la joven armada española cuenta con poca edad en promedio, pero con mucha experiencia en la sangre y un orgullo que pocos podrán derrotar. Nota aparte: No logro comprender la obstinación de algunos directivos que siguen pensando que el talento para la dirección de un equipo está fuera, hace falta voltear la mirada a los técnicos españoles que en último campeonato destacaron por su visión y sabiduría, demostrando que lo nacional es digno de ser reconocido. Señores directivos, primero hay que revisar lo que se tiene en casa para evitar traer personalidades que solo buscan riqueza a costa de lo que sea, sin duda hay grandes técnicos extranjeros actuando en la liga, pero los locales merecn una oportunidad.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas