La gran final azul

Hay algo que difícilmente perderá el ser humano a lo largo de su existencia, esto es la capacidad de asombro, que aunque no se ve a diario, es un elemento fundamental de nuestra vida y que incluso...

Hay algo que difícilmente perderá el ser humano a lo largo de su existencia, esto es la capacidad de asombro, que aunque no se ve a diario, es un elemento fundamental de nuestra vida y que incluso nos ayuda a estar siempre en constante expectación por cualquier suceso venidero. La capacidad de asombro siempre se ha visto acompañada por un factor, factor que se muestra como algo difícil de digerir, pero que de alguna manera nos satisface completamente o simplemente nos deja con una sensación de vacío. Este factor todos lo hemos experimentado en varios momentos y lo conocemos con el nombre de sorpresa. En ésta ocasión nuevamente, el futbol ha hecho una de las suyas, si bien la Euro se caracterizó por ser un torneo plagado de sorpresas, la gran final no fue la excepción. Cuando muchos cantábamos el triunfo de Italia, una enorme jugada llena de futbol silenció nuestras gargantas, un auténtico gol de último minuto fue capaz de darle una nueva esperanza a los franceses, una nueva esperanza que los llevó a la directa consecución del campeonato de Europa, logrando una nueva hazaña que nunca nadie había logrado antes. Sí, hoy Francia es el actual campeón del mundo y además el nuevo campeón de Europa convirtiéndose así en el único equipo en conseguirlo, ocupando un lugar ganado a pulso, entre los grandes de la historia. Sin duda Francia es un digo campeón, pero en lo personal todavía me queda el pensamiento de que este equipo plagado de estrellas, otra vez nos quedó a deber algo de ese gran futbol que dicen tener. No es ningún secreto que Italia no jugó de la mejor manera posible durante el torneo, pero Francia tampoco lo hizo a su mejor nivel. De nuevo me queda ese sentimiento de carestía que experimenté luego de que los franceses se coronaran campeones del mundo. Debo explicar que no es mi intención desmeritar lo hecho por Francia, pero creo que no se comportó como suele hacerlo un campeón del mundo, ya que no jugó como todos esperábamos. Por contraparte, los italianos jugaron el mejor partido de todos los que disputaron en ésta competencia, pero fue en ésta su mejor actuación, donde fueron superados por un equipo que les guardó demasiado respeto y les dio sendas oportunidades que nuca supieron aprovechar, constándoles así el título y una nueva desilusión. Hoy Francia es más campeón que nunca, y aunque a muchos no nos guste su sobrio estilo de juego, ha demostrado que el campeonato del mundo conseguido hace dos años no fue casualidad ya que en ambas finales se han enfrentado a auténticas potencias del mundo del futbol, y en los dos casos las doblegaron contundentemente. Hoy el futbol entra a una nueva etapa, la etapa del gran campeón francés, la etapa que a muchos nos causaba muchas dudas, hoy confirma que las casualidades no existen, pero si las causalidades y le pese a quien le pese Francia es campeón y a mucha honra. Enhorabuena. Nota aparte: “Atento aviso a la directiva del Real Madrid”. Hoy es un buen momento para recuperar algo de lo perdido, jugadores como Karembeu y Anelka se han revaloraizado. No creo que sea descabellada la idea de negociarlos al mejor postor. ¿Ustedes qué creen?.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas