Dura Realidad

La falta de humildad, es un defecto que puede traer consecuencias lamentables al ser humano, ya sea individualmente o en conjunto, y si no es capaz de superarlo puede sumergirse en una crisis de...

La falta de humildad, es un defecto que puede traer consecuencias lamentables al ser humano, ya sea individualmente o en conjunto, y si no es capaz de superarlo puede sumergirse en una crisis de identidad que solo superará en el momento en que toque fondo y haya perdido oportunidades muy valiosas. Este defecto en muchas ocasiones lo demuestran quienes sienten que lo han ganado todo y que nadie es capaz de superar o igualar lo hecho por ellos en un lapso de tiempo determinado. Hace tan solo algunos días los jugadores y directivos del Real Madrid, creían tener en su bolsa la tercera copa Intercontinental de su historia, y para su sorpresa y la de toda su afición, un equipo “malo” les echó a perder la fiesta. Boca Juniors, un equipo sudamericano, derrotó al mejor equipo de todos los tiempos en un partido que se pintó de azul y amarillo durante noventa minutos y que lo único que dejó entrever, fue la soberbia de un Real Madrid plagado de estrellas, que fue incapaz de sobreponerse a un resultado adverso que trajo a tierra todas sus expectativas. Tan solo unos días antes del partido, Roberto Carlos comentó que no le tenían miedo a Boca, ya que este equipo era mas “malo” que cualquier brasileño que hubieran enfrentado con anterioridad, y que por lo consiguiente, la copa era suya. Bueno, pues aquí el primer pecado del equipo blanco. Mas tarde, Florentino Pérez, presidente del Madrid, contestaba a Mauricio Macri, presidente de Boca, que tuvieran mucho cuidado porque la camiseta del Madrid pesaba más que cualquier otra y que por lo tanto no tenían ninguna oportunidad. Segundo pecado merengue. Finalmente, el día del partido, el Madrid jugó con tal displicencia, que para cuando quisieron intentar atacar a Boca, era demasiado tarde y el equipo argentino se había alzado con el triunfo, dejando en el terreno a un equipo español completamente confundido y devastado por la derrota. Tercer pecado y adiós al triplete intercontinental, que engrosaría aún mas la sala de trofeos del equipo que tiene la mayor cantidad de títulos en toda la historia del futbol. Es con esto que yo me pregunto, si el Real Madrid solo gana con la camiseta y Boca Juniors es un equipo más malo que los brasileños; ¿Por qué el Madrid no llegó ni al tercer lugar del pasado Mundial de Clubes?, ¿Por qué el Madrid no ganó la copa Intercontinental?, ¿Por que el Madrid hace tres años que no gana la liga? En definitiva podemos encontrar cualquier cantidad de pretextos, sin embargo por la conocida capacidad del Madrid y sus jugadores, podemos concluir que sencillamente el equipo merengue se sintió campeón antes de jugar y por supuesto su enorme soberbia y falta de humildad fueron su peor enemigo. Aquí es donde me gustaría resaltar la grandeza y la virtud de los equipos sudamericanos, quienes nunca son favoritos cuando enfrentan a equipos europeos, siendo este factor el que los hace crecerse en los momentos difíciles. Boca aprovecho el exceso de confianza del Madrid y sin tenerle respeto alguno le quitó de las manos un título que todos creíamos seguro. Definitivamente Boca no jugo mejor futbol que el Madrid, pero la diferencia fueron dos oportunidades concretadas que fueron suficientes para desmoralizar a un equipo que se presentó con una falta de humildad tan grande como su historia. Ahora el Real Madrid está pasando por un momento de desconcierto, por la última derrota sufrida en la final por un título, además no debemos olvidar que en verano perdieron otra final ante el Galatasaray de Turquía, sumando dos derrotas en tres finales disputados a lo largo del año. ¿Donde quedó la grandeza y la larga historia que ha hecho tan grande a este equipo? Seguramente en estas ocasiones utilizaron camisetas más livianas y por eso no salieron adelante con el triunfo. Pues es ahora cuando el Madrid tiene que echar mano de todos sus recursos para salir adelante y enfrentar esta dura realidad que lo viene aquejando desde hace tiempo atrás, recordemos que el estar en crisis no solo se da por tener derrotas consecutivas en poco tiempo, si no también por no poder obtener resultados positivos en un largo periodo de tiempo. Nota aparte: Para nadie es un secreto, que la selección española siempre parte como favorita en cualquier torneo que enfrente. Pero desde hace mucho tiempo, lo único que ha logrado es fracasar rotundamente, quizá esto se deba a la cantidad de extranjeros y comunitarios que se permiten en las alineaciones titulares o simplemente sea la falta de carácter. Habría que analizar cual es la principal, si se trata de falta de carácter, habría que escoger mejor a los jugadores. Pero si se trata de los jugadores foráneos, habría que regularizar el número permitido y dar mayor impulso a las canteras. Lo anterior por el caso de Karpín y en lo subsiguiente por todos los jugadores que tienen pensado hacer lo mismo. Salud con un vodka en la mano.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas