Empezamos mal el 2000

1999, último del siglo para muchos, el penúltimo del milenio para otros. Año grande para la Selección Mexicana de Futbol. Año en que se logró ganar la Copa Hong Kong, un merecido tercer lugar en...

1999, último del siglo para muchos, el penúltimo del milenio para otros. Año grande para la Selección Mexicana de Futbol. Año en que se logró ganar la Copa Hong Kong, un merecido tercer lugar en la Copa América de Paraguay y el primer campeonato en un torneo oficial de FIFA, la Confederaciones celebrada en casa. Por todo esto, 1999 fue uno de los mejores años en cuanto a resultados, que se recuerden del equipo tricolor. Pocos fueron los que no estuvieron satisfechos con las actuaciones del representativo nacional y muchos fueron los que celebraron los triunfos. Desde luego que no es para hacer tragedia, pero el 2000 no empieza como quisiéramos. El primer torneo en el cual participa la Selección Nacional se pierde, partíamos como favoritos, como campeones defensores, pero no se logró el máximo objetivo. Es claro que Manuel Lapuente está observando jugadores con miras a la meta más importante de este año, los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Y eso, está bien, ya que ese es el trabajo del técnico nacional, para eso le pagan una gran cantidad de dólares, para llevar a la justa olímpica a un representativo equilibrado y contendiente. Vendrá en unos días más la Copa de Oro, torneo en el cual siempre se nos dan las cosas, y no porque seamos imbatibles, sino por la calidad de los rivales. Yo soy de la idea que para trascender se deben jugar partidos contra selecciones importantes, pero lo mismo de siempre, qué país convocará a sus estrellas titulares para jugar un partido con la selección de México, en un frío miércoles en la frontera del norte?, eso no es fácil, nuestra realidad no nos permite jugar continuamente con selecciones europeas de prestigio o con las potencias sudamericanas. Más adelante, se tendrán algunos amistosos con el objetivo de prepararse al máximo para el Preolímpico, torneo que se debe ganar por obligación. Una vez logrado eso, pues se tendrá que pensar en las Olimpiadas, evento mundial importantísimo que cada vez le da mayor importancia al futbol soccer. En fin, falta mucho camino por recorrer para la selección en este 2000, el primer año del nuevo milenio, o el último del siglo 20, como ustedes lo quieran. La derrota con los chechos nos debe de dejar un buen aprendizaje, se deberán corregir los errores y seguir trabajando para cumplir con los objetivos. Pero cuáles son esos objetivos?, esperamos que nos los hagan saber pronto, porque una cosa es lo que queremos los aficionados y otra, lo que nos van a "prometer". Queremos resultados señores, no únicamente esfuerzo y entrega. Ya nos acostumbraron a verlos triunfar, a gritar de alegría en 1999, por lo que deseamos que al igual que nuestro país se supere y crezca, nuestra selección lo haga de la mano.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas