Maldito tráfico

Me hubiera gustado empezar hablando de futbol, pero el maldito tráfico de la Ciudad de México, me impidió ver los primeros 45 minutos del duelo entre el América y el Bolivar. No es posible la...

Me hubiera gustado empezar hablando de futbol, pero el maldito tráfico de la Ciudad de México, me impidió ver los primeros 45 minutos del duelo entre el América y el Bolivar. No es posible la falta de educación vial que tenemos los chilangos, y me incluyo porque todos sin excepción, echamos lámina y somos toda una basura para conducirnos en las preciosas calles y avenidas de la ciudad más grande del orbe. Un trayecto que normalmente me toma como máximo 20 minutos, se convirtió en todo un vía crucis de casi una hora y media. Todos quieren llegar primero, cuando nadie se da cuenta de que para llegar, hay que hacerlo con orden. Cuando hay prisa, todos se pasan los semáforos y se estacionan ya no en doble sino en triple, cuarta y hasta quinta fila, como sucedió en Tlálpan. Los polis, ¿cuáles?, si están estorban más que cualquier manifestación, cierran de manera estúpida, calles y caminos importantes, solo se la pasan diciendo con su elegante voz: avancen, avancen, en fin, que penosa situación. Lo bueno fue que no me perdí de nada y llegué a ver lo poco de buen futbol que hubo en el Azteca, que lucía imponente, no lo veía así, desde la final de la Confederaciones. Enhorabuena al público mexicano, a la afición americanista, que por fin van aprendiendo la importancia de la justa continental más importante a nivel de clubes. Quisiera sugerirles a los candidatos al 2 de julio, que incluyan en sus planes de gobierno, la manera de educar a la población, al momento de estar en un vehículo automotor. Eso sí que es difícil de lograr, creo que debe ser más fácil eso de enseñar el english y la interneis a toda la raza; lo de la educación vial es imposible, ni modo, no tenemos educación, no lograremos ese orden, seguiremos con gente de tercer mundo. No se si estén de acuerdo, pero realmente, los que vivimos en esta caótica ciudad, debemos de tratar de educarnos y educar a nuestros semejantes. Ahora sí, al futbol, dos partidos, primero en Puebla, donde el superlíder Toluca demostró que este año debe ser el suyo y se llevaron el de ida con un triunfo de 2-0, contundentes, peligrosos, seguros de sí mismos, con sello de campeón. Puebla corrió con mala suerte, el joven Kaviedes tiene calidad pero no culmina las jugadas. Para mi gusto, el Dr. MMB, debió ser más agresivo desde el principio, pero ya sabemos su estilo. El de vuelta se ve casi imposible para el Puebla, ya que para avanzar a semifinales tendrán que ganar por 3 goles en La Bombonera. En el Azteca, como ya les comenté, ni para que platico el primer tiempo, porque no lo ví y no pasó nada. Para la segunda mitad, el América a base de presionar y atacar, logró un merecido triunfo de 2-0 sobre el Bolivar, que vino por el empate y luego por el 1-0 en contra, pero no les funcionó la estrategia y deberán vencer por 3 goles al América sobre los 3000 metros, sino quieren irse a penales o quedar eliminados de la Copa. Sigo sin ver a Tena de manera agresiva, saca a un delantero para meter a otro. Mucha Furia mi Capi, pero hay que arriesgar un poco más. El asistente que le marcó todo al América en la segunda parte, es un auténtico incompetente ya que solo tuvo la razón en uno de todos los offsides que marcó. Se dice que siempre en la Libertadores, los arbitrajes son localistas, pero falta decir que también son anti-mexicanistas ya que no nos ha ido bien. El América tiene la oportunidad de avanzar lo que sería excelente, además de poder deleitar un duelo entre las Águilas y el River o el Boca. Ojalá y así sea. Para terminar, felicito nuevamente a los que hicimos el entradón en el Azteca, pero me llama la atención que absolutamente todo el estadio (salvo 100 bolivianos perdidos) estaba con el América, pero creo que el público no fue un factor a favor de las Águilas. Se llena el estadio, se acaban las chelas, pero falta mayor presión, más ruido, que realmente pese la afición, la cancha, el estadio. Seamos realistas, nuestro público es noble, pero no es apasionado como en otros países. Pero qué será mejor, público noble y semi-tranquilo o el siempre violento público sudamericano. Todo en la vida y en el jurgol tiene sus pros y sus contras. Para hoy, Morelia-Santos, Necaxa-Pumas y Atlas-Palmeiras, duelos muy parejos, duelos de pronóstico reservado. Lo único que si les aseguro, es que me iré con tiempo al Azteca. Ahí se ven, y que gane el que ustedes quieran.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas