Lapuente, muy vivo, no quiso más presión

Sin duda la mexicana, es una prensa noble, no se compara con la argentina, española o brasileria. Lapuente ha propuesto su renuncia como técnico de la Selección Mexicana de Futbol, no aguantó la...

Sin duda la mexicana, es una prensa noble, no se compara con la argentina, española o brasileria. Lapuente ha propuesto su renuncia como técnico de la Selección Mexicana de Futbol, no aguantó la presión de las últimas semanas. Ha pesar de haber goleado a Panamá, Lapuente ha tomado una dura decisión, aunque ésta no parece ser definitiva. La decisión ha sorprendido a propios y extraños, pero para que no luzca tan sorprendente, analicémosla detenidamente. La Selección Mexicana es un reflejo de la liga local, presenta un futbol con altibajos, en ocasiones con buenas actuaciones y también con momentos críticos. Pero lo que es un hecho, es que no está gustando el funcionamiento actual del Tricolor. Lapuente tomó el mando a finales de 97 con una Selección Mexicana ya calificada a Francia 98. De ahí, hubo logros importantes como la excelente actuación del Mundial Francés, el tercer lugar de la Copa América 99 y el triunfo en la Confederaciones. Aunque hubo otros buenos momentos así como críticas antes del Mundial, los dos primeros años de Lapuente dejaron buen sabor de boca. En el 2000, la Selección no ha dado una. Se perdieron Copas que en otras ocasiones se ganaban: la Hong Kong, la de Oro y la USA. No son grandes fracasos pero sí derrotas importantes. Pero el verdadero y triste fracaso del año es la no-presencia de México en los Juegos Olímpicos que están por comenzar. Honduras nos elimina y eso sí que ha sido un FRACASO, será muy triste no ver a nuestros ratones en Australia. Además, este fracaso, terminó con el proceso que se venía llevando con los jugadores jóvenes de la Sub-23, después de Hershey, nadie se acuerda de ellos, y aunque sean muy culpables del fracaso preolímpico, se debe seguir trabajando con los jóvenes. Lapuente los olvidó y mejor optó por algunos viejitos que no deben estar en Selección Nacional. Ahora bien, a los de Concacaf, se les debe ganar con cualquier equipo formado por 11 mexicanos. La presión existe en todos los niveles del futbol y es mayor cuando a la responsabilidad del puesto se le exige. Después de las pobres actuaciones ante Panamá, Trinidad y Canadá al inicio de la Eliminatoria para el 2002, prensa, directivos e incluso jugadores no dejaron en paz a Manolo, y con justa razón ya que daba vergüenza ver jugar a la Selección Mexicana. En esos momentos se cuestionó la continuidad de Lapuente y él incluso se molestó por la presión que le ejercían. Después de la penosa derrota contra los trinitarios, el cese del técnico nacional estaba a la orden del día pero se prefirió esperar hasta el fin de la Primera Eliminatoria. Ahora bien, Lapuente aunque tenga poco pelo, no tiene uno de tonto, es bastante inteligente. Renuncia antes de que lo corran, porque aunque ya estemos calificados, está latente el “peligro” de no obtener buenos resultados ante Trinidad y Canadá. Él mejor que nadie debe saber que en el seno del Consejo Nacional, hay algunos que no lo quieren. Lo que quiere Lapuente es que lo valoren, ha mencionado que pone su renuncia, pero sugiere que ésta sea analizada para que si deciden ratificarlo, le permitan quedarse hasta después del 2002, sin que lo molesten. Y claro que si deciden aceptar su renuncia, así tendrán tiempo para buscar nuevo técnico. Así se las está vendiendo, nada tonto o sí?. Pienso que la decisión de los directivos no debe ser nada fácil, ya que aunque no estemos muy de acuerdo con Lapuente, la continuidad es muy importante. Pero lo que No deben hacer los femexfutos es rogarle y pedirle que se quede a toda costa. Creo que por ahí anda el Ojitos Meza quien se ha ganado el puesto (aunque no esperemos que tenga el mismo éxito que ha tenido en Toluca), y ni se les vaya a ocurrir Hugo Sánchez, quien sin duda ya se estará ofreciendo. Todo esto es el reflejo de la falta de planeación de la cual tanto hemos hablado en este espacio. Si hubiera una real planeación, la Selección podría obtener mejores resultados en todos los niveles. Se puede pensar que la renuncia no es únicamente por cuestiones deportivas, pero como siempre, no sabremos más que menos de la mitad de lo que realmente está sucediendo. Lo único que pedimos es que con o sin Lapuente, la Selección Mexicana demuestre que ha crecido y que hemos salido ya del Tercer Mundo del Futbol. Y esto no a ratos, sino siempre. Queremos que nuestra Selección gane, convenza y brinde espectáculo, así de sencillo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas