Alberto De la Torre, un tipo decente

Alberto De la Torre es un tipo decente, no tengo la menor duda.

Alberto De la Torre es un tipo decente, no tengo la menor duda. Alberto De la Torre es el máximo dirigente del futbol mexicano quien encabeza la Federación Mexicana de Futbol. Alberto De la Torre es presidente del Atlas, uno de los equipos más exitosos de los últimos torneos. Alberto De la Torre tiene además de sus labores futboleras, la obligación de atender sus negocios personales. Tuve la oportunidad de conocer personalmente a este distinguido señor y realmente me sorprendió su coherencia, su actitud, su humildad y sus ganas de ayudar al futbol mexicano. Estas cualidades son muy difíciles de encontrar en cualquier directivo de futbol ya que la mayoría "son unas auténticas fichitas" que en la mayoría de las ocasiones, sus conocimientos de futbol son muy limitados. Alberto De la Torre tomó el mando de la FMF después de la polémica renuncia del hoy presidente de Tigres, Enrique Borja y sus colegas le encomendaron la no muy fácil pero si muy importante labor de llevar a cabo una adecuada y plena profesionalización en la Federación Mexicana de Futbol. Esto es, que la FMF cuente con personal capacitado y de tiempo completo, sin intereses comerciales, sin vínculos con los equipos profesionales, con la simple y llana convicción de ayudar al desarrollo y crecimiento del futbol soccer nacional en todos sus niveles. No dudo de la capacidad de De la Torre para lograrlo, pero como que no lo quieren dejar. La prensa no se ha cansado de inventar notas pesadas para que el presidente del Atlas esté en los encabezados y titulares. Este tipo de actos hacen que un tipo respetuoso como De la Torre se canse de la situación y pueda dejar sus obligaciones en la FMF. Creo que la labor que encabeza el señor De la Torre puede ser trascendental pero la gente que no quiere al futbol está dañando el proceso de transición hacia una profesionalización ya que no dejan a los directivos en paz y se la pasan con temas estúpidos como los que recientemente han agobiado al presidente de la FMF, como lo del famoso amor a la camiseta, las primas de Lapuente y más recientemente su renuncia de chocolate. Exhorto a los compañeros de la prensa a que dejen en paz a De la Torre para que éste y su equipo tengan la debida concentración para lograr los objetivos que se han planteado. Además de esto, no dudo en que la relación Lavolpe-Atlas-De la Torre esté muy deteriorada y pueda llegar a un final infeliz en el corto plazo. Señor De la Torre, con su prudencia y educación, haga caso omiso de lo que no sea cierto y por favor, no deje plantado al futbol mexicano como lo han hecho muchos de sus antecesores o aquellos cínicos y mercenarios "directivos ocultos".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas