Cuando vayas a Madrid...

.... Chulona mía. Definitivamente hay cosas que no se pueden dejar de lado al visitar la capital española, y más en un viaje de peregrinación culinaria-gastronómica, donde el arte no se disfruta...

.... Chulona mía. Definitivamente hay cosas que no se pueden dejar de lado al visitar la capital española, y más en un viaje de peregrinación culinaria-gastronómica, donde el arte no se disfruta en el Prado ni en las Bellas Artes, sino en La Bola con un buen cocido madrileño o en Lucio sumergiéndote en huevos fritos con patatas, en fin, y lo que nos falta. Otra de las cosas que no se pueden olvidar en Madrid es el fútbol. Tuve la oportunidad de presenciar el partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey entre el Atlético de Madrid y el Rayo Vallecano. Un buen partido que terminó con empate a dos goles en un gélido, desangelado y escandaloso Vicente Calderón. Aunque parecía un partido de poca importancia, causó mucha expectación entre la prensa madridista, por aquello de la situación actual de ambos equipos. La historia pertenece al Atlético, nueve Ligas, nueve Copas, una Recopa, una Intercontinental..... su situación actual, en Segunda División, poco tiene que ver con el palmarés de un club que se ha hecho el tercero más grande a lo largo de los años, sólo después del Real Madrid y del Barcelona. Por su parte, el Rayo está disfrutando de sus mejores años desde que se fundó en 1924, ya que el trabajo realizado en las últimas dos campañas, ha hecho que el club sea conocido en Europa, además de alegrar el campeonato de Liga y la Copa UEFA. El partido estuvo bastante bueno, el Atlético de Madrid se fue arriba por dos a cero en la primera mitad, se dieron el lujo de fallar un penal, y en el complemento dos llegadas, dos goles y con ello, el Rayo se llevó un importante empate en el de ida. Durante el derbi recordé que Hugo Sánchez jugó para ambos clubes y que el ahora retirado Luis García tuvo sus mejores épocas en el equipo de Jesús Gil y Gil, quien no asistió al encuentro por estar cuidando su salud en gringolandia. No cabe la menor duda de que el fútbol español es otra cosa, es de otro nivel, penosamente debemos admitir que el nuestro, oséase el mejicano, requiere de mayor fuerza, velocidad, entrega y menos teatro, menos faltas. Acá el tiempo se aprovecha al máximo y no se la pasan entrando los camilleros, ni los jugadores discutiendo con los de negro, que por cierto están estrenando publicidad en sus uniformes. No es malinchismo, pero debemos recomendar a nuestras "estrellas" que vean semanalmente por televisión algunos juegos del fútbol europeo, para que entiendan el gran abismo que existe al cruzar el Atlántico. Y ya no está de moda el tema, pero es triste ver a un equipo verdaderamente grande, el tercero de España, sumido en la Segunda División. Imagínense al Cruz Azul en la Primera "A", como que no. Y otra cosa que me parece desilusionante es que Salva, el pichichi de la pasada liga jugando para el Racing de Santander, se haya rebajado a jugar con el Atlético en Segunda División. Por favor, un campeonato de goleo te debe llevar a las alturas, no al olvido. Ahora imagínense que el Atlante baja y contratan a Borgetti para que los regrese, no me parece adecuado, pero en fin, la plata habla. Como última reflexión debería analizarse la posibilidad de que regrese el Torneo de Copa a México. En España la Copa del Rey no es el torneo más importante, pero le da oportunidad a los de Segunda de mostrarse con los de Primera, a los que van mal en la Liga para consolarse con la Copa y para que los que no están en competiciones europeas sigan a ritmo. Es raro que un equipo grande se lleve la Copa, pero creo que vale la pena. Sería importante para la difusión de los equipos de la Primera "A" y para la misma división que regrese un torneo copero bien organizado. Pero para como son nuestros federativos de organizados, sería imposible organizar las fechas, porque primero está la Selección para jugar contra selecciones suplentes en Los Ángeles, luego están todos los cuadrangulares para chicanos, y luego el real crecimiento, promoción y difusión de nuestro fútbol a todos los niveles. Entendamos, entre mayor fuerza se le de a nuestro futbol en todos los niveles, se obtendrá el verdadero crecimiento. No todo está en llenar el Coliseo de Los Ángeles ni en traer a Zamorano. Espero que todavía me quede tiempo para ir al Botín o al Jhardy, antes de regresar por unos tacos al pastor, que en verdad extraño. Saludos desde el Liabeny.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas