Pobre Mentalidad Mexicana

Algo pasa en el futbol mexicano y no es nuevo, es de siempre. Al salir de sus fronteras, demuestra su cruda realidad. El espejismo que provoca el futbol local con torneos “competitivos” y algunas...

Algo pasa en el futbol mexicano y no es nuevo, es de siempre. Al salir de sus fronteras, demuestra su cruda realidad. El espejismo que provoca el futbol local con torneos “competitivos” y algunas "estrellas" nos ciega y hasta nos permite creer lo que la FIFA dice de nosotros, el 12 del mundo, Ja. Pero la realidad-realidad es otra. El futbol mexicano no está dando una en el ámbito internacional. Como dije, esto no es nuevo, si nos remontamos a las desagradables eliminaciones mundialistas como en Alemania 74 o España 82, o el fracasado cuarto lugar en las Olimpiadas del 68, la humillación sufrida en Argentina 78, los cachirules del 90 y los ya-meritos de México 86, USA 94 y Francia 98. Cada vez que nuestros ratones salen del país, ya sea vestidos de verde o del color de sus clubes, algo pasa. Llega el miedo, el pánico escénico, el sentimiento de inferioridad, la presión, el extraño-los-tacos, el ellos-son-mejores, el yo-no-puedo. México ha sido llamado el gigante de la Concacaf pero esto se ha puesto en duda por nosotros mismos. Ahora, cualquier equipo centroamericano y ni se diga norteamericano nos puede ganar. Los hechos están claros, esto ha pasado a lo largo de la historia y sobre todo en los últimos años. El jugador mexicano está extremadamente consentido en su país, gana lo que quiere y sólo se entrega al máximo cuando se le da la gana. Los directivos tienen gran parte de esta culpa ya que han cometido el error de inflarles los salarios y les dan todo lo que piden. Por ello, cuando el ratón sale de la guarida cambia notablemente y su “mentalidad” no le ayuda para nada. Mentalidad, mentalidad, mentalidad, problema con (sin) solución? No lo sé, eso depende de cada uno, ni siquiera de un equipo, de un entrenador o de un directivo. La mentalidad ganadora se la debe imprimir uno mismo, se debe buscar, formar y luchar por tenerla. Desde luego que hay entrenadores que pueden ayudar, como quizás lo hizo Lapuente en Francia, pero el resultado está en el jugador, quien debe asumir el reto y motivarse mentalmente para salir adelante. La falta de mentalidad es histórica, educacional, de raza. Difícilmente llegaremos a tener la mentalidad de los europeos o de los gringos, que no juegan mejor que nosotros pero sí preparan su cabeza para todo. Chequen el caso de España, nuestra madre patria, nuestros conquistadores, los culpables de muchos de nuestros males. Ellos tienen la mejor liga del mundo, pero cuando salen de la Península?, lo mismo, Ya-Merito. Es el jugador mexicano el único responsable de esto?, no lo creo, todos debemos cooperar para que el futbol mexicano crea en sí mismo y no sólo en territorio tenochca sino más allá del Bravo y del Suchiate. Tenemos la gran oportunidad de enfrentar de nuevo a Brasil en Copa América y en vez de sentirnos preocupados por el Grupo de la Muerte, debemos estar preparándonos mentalmente para el nuevo reto. Ahora sí, por qué no, pensar en ganarle a Brasil, claro pero ya empiezan los eternos pretextos. México requiere de un milagro, una inyección de mentalidad desde los cielos para llegar a donde todos los aficionados deseamos. De lo contrario seguiremos engañándonos con la realidad de nuestro futbol. Hugo Sánchez, con todo lo mal que me cae, es uno de los pocos jugadores mexicanos que tuvo la mentalidad para triunfar; en vez de estar criticando al por mayor al que se le ponga enfrente, debería visitar a los clubes mexicanos para enseñarles lo que él sí logró con su mentalidad. Toluca es el más claro ejemplo de lo que sucede con nuestro futbol, fue eliminado del Mundial de Clubes 2000, eliminado en la primera ronda de la Copa Merconorte, eliminado de los selectivos para la Prelibertadores, eliminado para el Mundial de Clubes 2001, y es, según la opinión pública, el mejor equipo mexicano de los últimos tres años! Y así hemos andado, México pierde con Honduras y no va a Sydney, solo un equipo de cuatro en Merconorte logra avanzar, salvo América y Atlas, todos nuestros representantes en Libertadores no han dejado huella. Juan Pablo Rodríguez no falla un penal en México pero la presión lo mató en Hershey. Víctor Ruiz es el mejor cobrador de corta, media y larga distancia de nuestro futbol, ahora erró el penal que eliminó a su club del Mundial de Clubes. De acuerdo, todas las estrellas fallan penales, pero los nuestros, son especialistas cuando la presión existe, sólo acuérdense de México 86 y de USA 94. Mentalidad, mentalidad, mentalidad. Es increíble que en estos días se hable más sobre la polémica de que si se juega o no el Toluca-América que sobre el fracaso de los Diablos Rojos. ¿Qué no les importó a los directivos toluqueños?, ¿Qué no sabían que este torneo los llevaría a jugar contra el Madrid o Boca en el Bernabéu? ¿Se le dio la importancia debida?, parece que no, hay más interés en estropear el momento de Zamorano. Pero para qué hacer más corajes, mejor exijamos y abramos los ojos sobre nuestra realidad, se viene un hexagonal importantísimo que nos debe llevar al Mundial del próximo año y aunque las apuestas estén de nuestro lado, la realidad es que el Gigante ha perdido tamaño, peso y respeto. Ánimo, sí se puede ¿ ¡!¡! ?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas