Y seguirán siendo ratones...

Lo siguen y lo seguirán siendo. Aunque les duela a los que no quieren abrir sus ojos a la realidad. La Pobre Mentalidad Mexicana, tema de mi anterior columna, arrojó todo tipo de comentarios, debo...

Lo siguen y lo seguirán siendo. Aunque les duela a los que no quieren abrir sus ojos a la realidad. La Pobre Mentalidad Mexicana, tema de mi anterior columna, arrojó todo tipo de comentarios, debo estar satisfecho ya que la mayoría de los aficionados sí están conscientes del grave problema que acecha a nuestros jugadores, la mentalidad; sólo el 25% estuvo en contra de mi postura, algunos mostraron su molestia por llamar "ratones" a sus "ratones", pero afortunadamente es mínima la gente que sigue pensando en la grandeza del exGigante de la exConcacaf. Y si hablábamos de la crisis a nivel de clubes, hoy toca la crisis a nivel Selección. México ha perdido por dos a cero ante un equipo búlgaro que seguramente se juntó la semana pasada, un equipo que no está conjuntado y que apenas inicia un ciclo, un equipo que viajó por más de 12 horas a México y con poco descanso afrontó con gran seriedad el compromiso ante los mexicanos, contra mis paisanos (para aquellos que dicen que soy gachupín). Bulgaria presentó un buen manejo de pelota con un futbol práctico que hizo ver muy mal a la Selección Mexicana. Bulgaria nos ganó con dos soberbios goles, México tuvo algunas llegadas pero de nada sirven éstas si las jugadas no terminan en las redes. Cuatro partidos sin anotar gol, más de 380 minutos sin festejar un tanto, y díganme, esto no es para preocuparnos?, ni Borgetti, ni Osorno, ni Palencia, ni Abundis; Nadie puede romper el cero. Los "ídolos nacionales" se achican, ratonean, desaparecen al vestirse de verde blanco y rojo. Hemos confirmado y demostrado que México se encuentra en uno de sus peores momentos de los últimos años, algo que no aceptan los jugadores, ni el propio Meza, ni los directivos. Empiezan los eternos pretextos que de nada sirven. Dicen que la prensa tiene la culpa de mucho de lo que está pasando, cuando lo que nosotros hacemos es simplemente ser críticos para construir como parte del trabajo diario. El futbol mexicano está en crisis y este partido ha dejado muy clara esta penosa situación. No hay duda, vamos a calificar al Mundial. Simple y sencillamente porque habrá seis partidos en el Azteca que deben dejarnos 18 puntos, pero quién se atreve a pronosticar algún triunfo de México como visitante, o incluso ya habrá quienes comiencen a dudar de la clasificación de México al Mundial y de los triunfos "seguros" en el Azteca (como mi buen amigo, Bueno Mota). La actitud, el buen futbol, el compromiso, la lucha parecen no existir en la Selección de Meza quien desea ver jugar al Tri como a su Toluca de las buenas épocas. El Ojitos debe variar su esquema, intentar cosas distintas y recordarse todos los días que ya no es técnico de los Diablos Rojos, sino de la Selección Nacional de México. Debe recordar también, que ahora puede disponer de los mejores jugadores que hay en nuestro país y no de Cardozo, debe entender que el compromiso no es únicamente con Lebrija sino con todo México. Los ratones siguen dando de qué hablar y la preocupación existe, es latente. Los jugadores deben entender que ellos son los únicos culpables junto con todas las personas relacionadas a las Selecciones Nacionales. La prensa y los aficionados no tenemos la culpa y es nuestro deber exigirles en todo momento, para eso se les paga, al fin y al cabo, sin la afición no existirían. Dejen las actitudes de señoritas y respondan como hombres, como jugadores profesionales, dén la cara y dedíquense a jugar y a ganar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas