Los ratones callaron..... y cayeron

Y que conste que no estoy contento, pero cuando las cosas no se hacen bien, hay que decirlo. Para los que poco aguantan el calificativo del título (término de Seyde, no mío), quisiera decirles que...

Y que conste que no estoy contento, pero cuando las cosas no se hacen bien, hay que decirlo. Para los que poco aguantan el calificativo del título (término de Seyde, no mío), quisiera decirles que los ratones verdes nos siguen decepcionando. “Hicimos un partido bastante agradable, me siento orgulloso de mi equipo, no voy a hacer cambios porque los muchachos han hecho un trabajo dignísimo, por mucho ha sido el mejor partido que he dirigido con la Selección y además los jugadores se entregaron en un porcentaje absolutamente alto”. Madre Mía, no puedo creer las declaraciones del técnico nacional, en verdad que sus “ojitos” vieron otro partido, vaya declaración mediocre y “orgullosa” en un porcentaje absolutamente alto. Algo grave está (sigue) pasando, Meza sigue sin encontrar su “equipo ideal” y no se ve que lo encuentre en el corto plazo. Hay muchos jugadores que no deben estar en la selección (lástima que ya amenazó en que no habrá cambios), por ejemplo: Campos, con una extraordinaria trayectoria en el futbol mexicano, debe mostrar dignidad y ceder su lugar a los que esperan la oportunidad; otros jugadores como Villa, Braulio, Ruíz, Macías no tienen nada que hacer en el Tricolor, no aportan NADA. Llevamos ya tres o cuatro derrotas consecutivas contra Estados Unidos, partidos en los que México (el exGigante y rival más poderoso de la exConcacaf) no ha anotado goles y los gringos (que son bien malos, inocentes y no les gusta el soccer) llevan siete. Es una pena lo que está sucediendo, ya no sólo son partidos amistosos sino que ha iniciado la eliminatoria para el Mundial. Si hoy terminará el hexagonal, nuestra selección no clasificaría. Esto no va a pasar, no se preocupen, pero lo que sí es de ocuparse es de que México no juega a nada, da vergüenza en todos los sentidos y no se ven soluciones a la vista. La defensa está lenta, desatinada, no hay un talento en la mediacancha, no tenemos llegada a gol, nuestro “ídolo” acapulqueño ya no trabaja bien bajo los tres postes. Conclusión: no tenemos un buen equipo y tristemente debemos aceptar que no hay muchas piezas más de dónde escoger. Seguro que todavía habrá algunas personas, que gracias a los engaños de los merolicos (que por fin se empiezan a revelar), seguirán a muerte con su selección, pero mis estimados mase-osares, no se trata de que todos vayamos en contra o a favor, se trata de que veamos con inteligencia la realidad del futbol mexicano que no da una desde hace mucho, desde ese gran fracaso del Preolímpico de Hershey que inició esta crisis. Cuando avanzábamos algo, retrocedemos más. ¿Quién tiene la culpa de todo esto?, pues sin duda que directivos, técnicos, medios, afición y jugadores, pero estos últimos, como principales protagonistas, son los que deben dar la cara, ya que al fin y al cabo son los que más beneficios obtienen de los demás actores. Los directivos, en su mayoría ineptos, tiran el dinero con los sueldos que se pagan; no es que esté mal que se paguen salarios (para los que se les sube la bilirrubina cuando digo esto) pero el ratón mexicano está sumamente consentido y hace lo que quiere. Claro, después del ridículo ante EEUU con la señora FIFA enfrente, no pudieron decir que les comió la lengua el ratón (perdón, que se habían mordido). Y digo que el futbolista mexicano está inflado porque las cifras y la realidad así lo indican. Imaginen ustedes que una Cervecería tiene un equipo de futbol, donde uno de sus empleados le cuesta 100 mil dólares y produzca o no, se le consiente y se le pagan todo tipo de caprichos: ahora bien, imaginen a ese mismo dueño de la Cervecería que trae a un alemán competente para dirigir su planta o fábrica, al cual le tiene que pagar si acaso la mitad de lo que gana el futbolista, pero le produce el doble en dinero... Creo que poco a poco, los dueños de los equipos se irán dando cuenta de lo incoherentes que son al inflar los precios y salarios de los jugadores. Pero como a la mayoría de estos dueños les sobra el dinero ............. por eso México es un país único, grandioso, pero en ocasiones, su gente (todos) debemos aprender de los excesos y seguir modelos de éxito y resultados positivos. Y cómo estarán los argentinos después de ganarle a Italia o los ingleses después de golear a los españoles. Ese, señoras y señores, sí es futbol, pésele a quien le pese. Por último, me quedan dos preguntas: ¿Seguirán peleando los 75 mil dólares por clasificar, se atreverán a hacerlo? ¿Ahora qué medida tomarán para concentrarse mejor, vetarán a los directivos, a sus familias, a Fox? Y para los que todavía creen en el ¡Vamos Muchachos!, no se preocupen, a Jamaica, aún jugando feo le ganamos (bueno, quién sabe). Ah, pero antes viene Brasil y dicen que con todas sus estrellas, madre mía, qué peligro...Suerte!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas