México comienza a salir del hoyo

Qué coraje me dio! no es posible, p.n.h.s brasileños ¿por qué siempre nos hacen lo mismo?, ¿por qué siempre que vamos ganando nos empatan o perdemos?, ¿será mala suerte o qué razón habrá?, ni modo...

Qué coraje me dio! no es posible, p.n.h.s brasileños ¿por qué siempre nos hacen lo mismo?, ¿por qué siempre que vamos ganando nos empatan o perdemos?, ¿será mala suerte o qué razón habrá?, ni modo así es el futbol y Brasil es Brasil, no es fácil ganarle a la selección más poderosa del mundo. Sin embargo debemos estar muy contentos por el espectáculo que ofrecieron tanto mexicanos como brasileños en la grama del Jalisco. Dos minutos antes de que finalizara el partido comentaba con mi cumpleañero padre (felicidades jefe!): por fin hemos hecho lo que siempre nos hacen -un gol de último minuto-, segundos más tarde, Romario enfrío al Jalisco y me dejó callado. México mejoró en todos los aspectos, los ratones dejaron de serlo por 90 minutos y estoy seguro que la actuación ante Brasil mejorará la situación ambiental y futbolística de la selección mexicana. El Tri mostró un cuadro equilibrado, con mucha entrega, inteligencia, calidad y sobre todo personalidad, bien parado en todos los sectores de la cancha, seguridad en el marco y peligro al frente. Se mejoró por todos lados y pudimos ver un partido muy entretenido y a pesar de que nos hubiera gustado la victoria, la actuación de la selección mexicana estuvo al nivel que tiene y merece, al nivel que debe y puede jugar, al nivel que demuestra un futbol que “ha crecido”. El mejor y por mucho, Antonio De Nigris, vaya debut, vaya golazo! Es un jugador que se entrega, pelea todas y no le tiene miedo a ningún defensor. Mostró la personalidad que debe tener un seleccionado nacional y le demostró a Meza el hambre que tiene por ser titular en las eliminatorias. Oswaldo Sánchez, a pesar de los tres goles, mostró seguridad y personalidad además de liderazgo, característica que hace mucha falta en el Tri. Campos, con todo lo bien que me cae, debe prepararse para calentar el banco o para dejar de una vez por todas la selección. Otros que anduvieron mejor que otras veces Zepeda, Carmona, Claudio y el Cabrito. Y Brasil es Brasil, no perdonan, Romario no había aparecido en todo el partido y con el segundo gol nos recordó que basta una genialidad para que nos acordemos de él; el del empate a tres, ni hablar, son pocos los Romarios en el mundo que se dan el lujo de realizar soberbios goles. Ya lo decía mi abuelo, México le va a ganar a Brasil (casi) y pues así es el futbol; los seleccionados nacionales mostraron sus ratonerías en los últimos seis juegos ante rivales inferiores a la verde-amarella, pero cuando se enfrentan al Scratch, olvidan la crisis, la mala racha y se comportan como verdaderos futbolistas profesionales, demostrando que Sí Se Puede. La psicología es muy fuerte y la motivación de enfrentar al all-star de Brasil ha levantado a los nuestros, qué bueno! Igual que los Pumas, equipo que aburre pero que cuando enfrenta por ejemplo al América, salen con otra cara. Esta victoria no es para callar a nadie pero sí para que la Selección Mexicana se sienta tranquila y satisfecha por el trabajo realizado; pero lo más importante es que deben estar COMPROMETIDOS para brindar actuaciones como ésta, tanto en México como en el extranjero (llámese por el momento, Centroamérica). No importan tanto los resultados (al fin y al cabo el empate con sabor a victoria no nos encantó) pero mientras haya entrega, calidad y buen futbol ante cualquier equipo -y más ante Brasil- todos estaremos disfrutando y apoyando a la Selección Mexicana de Futbol. Felicidades y no olviden que lo que hicieron en Guadalajara es lo que pueden y deben hacer siempre que se paren en una cancha de futbol. Desde este espacio mando un caluroso saludo a mi querido amigo Cobi, ánimo, todo saldrá bien, estamos contigo!!!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas