Mucho Cemento para River

Por lo menos la Máquina da la cara por el futbol mexicano a nivel de clubes, pero debemos tomar esto con mesura, no hagamos del triunfo sobre River Plate, un triunfo nacional, un triunfo de...

Por lo menos la Máquina da la cara por el futbol mexicano a nivel de clubes, pero debemos tomar esto con mesura, no hagamos del triunfo sobre River Plate, un triunfo nacional, un triunfo de villamelones. Lo mejor del pase a semifinales del Azul es que lo hizo con claridad, contundencia y superioridad, ahora ni los mismísimos e insoportables argentinos pudieron encontrar excusas, simplemente, el equipo dirigido por Trejo fue mejor que el de Gallego. La Máquina fue mejor de principio a fin y en todas las líneas superó al "mermado" cuadro de River. Es un hecho que todo Cruz Azul tiene un gran mérito por este triunfo, pero para mi gusto hubieron dos factores esenciales: por un lado, el Estadio Azteca (y la afición), imponente, impresionante, único, intimidador y por el otro, "Blue Demon" Cardozo, quien volvió loco en todo momento al equipo ríoplatense y mostró una actitud digna de venerar en Libertadores que contagió a todos sus compañeros. Parece que los clubes mexicanos han aprendido el hecho de que pueden ser importantes en el continente y basta con tener la personalidad suficiente para demostrar que hay calidad. Ya no es novedad que un equipo azteca sea protagonista libertador, es un hecho de que se pueden lograr objetivos importantes con trabajo, disposición y MENTALIDAD. Ojalá y nuestros ratones magullados por los canguros hayan visto el juego para que se les contagie algo de eso que tanto les falta. Cruz Azul presentó un equipo muy conjuntado que jugó un casi-perfecto primer tiempo, aguantando en el complemento el poco peligro que presentó el equipo argentino. Siempre estuvo más cerca el 4-0 que el 3-1. Todos los jugadores azules jugaron un buen partido y se pararon bien en todos los sectores. El Conejo, muy atento las pocas veces que se le exigió, Brown no dejó hacer nada a Saviola, Almaguer estuvo más seguro que en sus mejores tiempos, Ángeles el más nervioso de todos, Gutiérrez defendió bien y fue peligroso en sus ataques, Galdamés y Hernández recuperaron cualquier cantidad de balones (algo que la Máquina no pudo hacer en el Monumental), Pinheiro aunque algo intermitente puso dos goles, Matute movió el balón, encaró y dirigió el ataque cementero, Palencia el mejor hombre con sus dos goles y finalmente Cardozo quien nunca dejó de causar peligro con su movilidad y peligrosidad en el área, además de anotar el clave y definitivo tercer gol. Adomaitis y Mora que entraron de cambio, poco pudieron mostrar, afectándoles la inactividad al primero, y la ratonería al segundo. Pocas veces tenemos la oportunidad de ver a un cuadro mexicano equilibrado en todas sus líneas como lo fue este Cruz Azul. Una vez que hemos disfrutado y asimilado esta importante victoria, podemos decir que sí, la Máquina venció a River, pero falta mucho camino en la justa. Ahora viene Rosario, un equipo de menor jerarquía pero con oficio, experiencia en Libertadores y con la ventaja de cerrar en casa. Es importante pensar en que se tiene con qué llegar a la final, pero los cementeros no deben caer en excesos de confianza, más sí en excesos de motivación. No cabe duda que los argentinos son poco queridos en nuestro país (lo demostró el Coloso de Santa Úrsula) y la victoria de Cruz Azul dio paso a la patriotería con los gritos de "¡México, México!", sin embargo debemos estar conscientes de que un equipo mexicano le ha ganado a otro argentino, lo que definitivamente no quiere decir que el futbol azteca sea mejor que el pampero, aguas con las exageraciones y más ahora, cuando muy poco tiene nuestro futbol por presumir a nivel internacional. Cruz Azul recuperó por un día el maltratado orgullo del devaluado futbol mexicano. La selección nacional no se cansa de fracasar pero ojalá que la Máquina no se canse de triunfar y de jugar de tan exquisita manera al futbol. Ánimo que sí se puede, queremos que Boca pierda la final en el Azteca. Se vale soñar. ¡Felicidades a toda la afición cementera con todo y colados!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas