¿La peor crisis de la historia?

Lo que está sucediendo actualmente con la Selección Mexicana de Futbol es mucho más grave de lo que pudiera indicar el más negativo de los pronósticos previos. No hay mucha referencia como para...

Lo que está sucediendo actualmente con la Selección Mexicana de Futbol es mucho más grave de lo que pudiera indicar el más negativo de los pronósticos previos. No hay mucha referencia como para poder afirmar si ésta es la crisis más difícil de la historia. Seamos realistas, nunca hemos sido una potencia, ni hemos tenido satisfacciones enormes a nivel internacional, eventualmente hemos tenido triunfos importantes pero lo más cierto es que hoy día, son cada vez menos los que se interesan por el asunto de nuestros decaídos ratoncitos. Miércoles 20 de Junio del 2001, noche difícil y triste para el futbol mexicano. Lo de Cruz Azul no es ninguna tragedia, simplemente no jugó como en partidos anteriores y se topó con un rival poderoso que hizo su partido y aprovechó la única que tuvo para llevarse una importante ventaja a casa. La Máquina no está muerta y aunque no perdían desde octavos, los azules mostraron al final del partido serenidad, ecuanimidad y sobretodo mentalidad ante la adversidad que encontrarán en la vuelta. Boca Juniors es el campeón del mundo, uno de los mejores de toda la historia y no hay pretextos, logró su objetivo en el Azteca y ahora tendrá la oportunidad de coronarse ante su público en La Bombonera. Cruz Azul no jugó mal, simplemente no la metió. No hagamos tragedia, felicitemos a la Máquina y tengamos confianza en que peleará hasta el último en Argentina. El campeonato sería único y extraordinario, pero el subcampeonato no es demeritorio. Ahora sí pasemos a lo negro, al hundimiento del que fuera un equipo importante en la Concacaf. Enrique Meza tuvo mucho éxito a nivel nacional con Morelia, Toros Neza y Toluca, pero nunca es lo mismo dirigir a un representativo nacional. Definitivamente, el Ojitos no nació para triunfar en el ámbito internacional (con Toluca fracasó en su rumbo al Mundial de Clubes, a la Libertadores y en la Merconorte, con el Tri ya ni se diga) y es que por más trabajo que presuma, del esfuerzo dentro de la cancha y de que siempre estuvo orgulloso de sus muchachos, ha dejado al Tricolor en una de sus peores crisis de la historia. El Tricolor del Ojitos careció de una idea futbolística, nunca mostró mística ni personalidad. Enrique Meza es un hombre Bueno, nadie lo duda, pero su filosofía nunca funcionó con la Selección Mexicana, careció siempre de carácter y de personalidad, nunca pudo gritarles y exigirles a sus jugadores que se entregaran, siempre pidió las cosas por favor y de buen modo. Y a veces, para que los vagos respondan, es necesario alzar la voz y hablar fuerte. Quedarán para la historia sus: “No me volví estúpido, yo no me voy, no pues sí, perdimos, pero veo a los muchachos con mejor actitud y haciendo cosas interesantes, cada vez los veo más armaditos, Dios dirá, lo más importante es que la familia esté bien, pero ahora que venga alguien más competente que yo”. Me duele criticar al Ojitos, realmente yo creía en su capacidad para dirigir al Tri, pero ahora me da lástima por la situación que vivió, pero así es el futbol, los resultados juzgan y el otrora exitoso estratega del Toluca, ha fracasado rotundamente en el mando tricolor. Otros culpables son los jugadores quienes demostraron muy poco amor a la camiseta y falta de mentalidad de la que tanto hemos hablado en este espacio. Ellos están entre los directivos y el cuerpo técnico, son los menos afectados ya que seguirán disfrutando del éxito que más les interesa, el económico. Cierto es que el entrenador es quien les dice cómo jugar, pero en la etapa que ha culminado, no demostraron el carácter suficiente para salir del hoyo. Creo que no han dimensionado su culpa y ojalá se pongan las pilas ya que el próximo que venga no será tan buena gente. Algunos de ellos no tiene la culpa, no tenían nada que hacer vistiendo la casaca tricolor. Mención aparte merecen los directivos de nuestro balompié a quienes considero los mayores culpables de la actual situación. El problema no es de ayer ni del sábado ni del mes pasado, es de historia, de fondo, de estructura. El mal radica en la forma en como manejan el futbol. Lo más triste amigos de mediotiempo.com, es que nadie los va a quitar de ahí, ellos son los dueños, los que deciden las cosas y los que penosamente no tienen la capacidad para lograr el desarrollo del futbol mexicano. Son pocos los directivos serios, honestos y capaces, nadie sabe realmente quiénes son y qué es lo que hacen detrás de la vitrina. Ejemplos de seriedad, honestidad y deseos de que el futbol mejore son nulos en los femexfutos. No me interesa enunciar nombres porque quizás apuntaría a todos, habrá alguno que se salve, pero difícilmente dará la cara. El futbol mexicano es una mafia y siempre ha estado controlado de una manera “ilegal”. Televisa ahora exige que den la cara, cuando ellos, por muchos años, fueron los encargados de destrozar al futbol vendiendo a la selección como papitas o galletas. El poder es imponente y por ello los pocos que se atreven a alzar la voz con el afán de ayudar son censurados por sus propios colegas. El clan de Alejandro Burillo está dejando a su propio negocio en la quiebra, porque la Selección Mexicana de Futbol es hoy, un producto en decadencia. De la Torre, Lebrija, Kiese, Quintana, Couchonal, Pasquel (que no sabemos para qué llegó) y todos los demás “amigos” del primo incómodo deben irse con todo y su color naranja ya que están haciendo pedazos al futbol. Se necesitan cambios de fondo y para ello, relevos en la dirigencia de nuestro futbol. Pero como este bello deporte es primero una fuente de dólares, seguiremos viviendo de impulsos y no de acciones concretas y estructuradas. Ojalá que Fox pueda intervenir como lo hizo Salinas a principios de los noventa. Dicha intervención le dio entrada a ABA y se hicieron cosas importantes, pero cuando se descuida lo deportivo, se llega a la situación actual, un México sin representante en Olimpiadas, Mundial Sub 17, Mundial Sub 23 y a muy poco de quedar eliminados del Campeonato Mundial 2002. Decíamos hace meses, ganando los del Azteca tenemos, ahora ya ni en el mismísimo Coloso de Santa Ursula obtenemos puntos. Los Estados Unidos Mexicanos no serán un mejor o peor país sin jugar el Mundial, pero los aficionados, el pueblo, la raza merece (después de todos los verdaderos problemas y tragedias de la vida diaria) un digno representativo nacional que de satisfacciones a todos los mexicanos y las mexicanas. Javier Aguirre no es la solución pero me parece un buen candidato. Valentía se requiere en estos momentos para hacerse cargo de la Selección. Ojalá Javier escoja a los mejores jugadores y ponga en su lugar a los directivos y demuestre que con seriedad, motivación, liderazgo y honestidad se pueden lograr muchas cosas, como las que Jesús Martínez ha hecho en Pachuca. Invito a todos ustedes a que de manera coherente y educada propongan soluciones de fondo para salir de una de las mayores crisis futboleras en la historia de nuestro país. Aquí seguiremos, a ver qué le depara el futuro inmediato al deporte nacional.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas