¿Porqué siempre en la orilla?

Es una pena lo sucedido en La Bombonera de Boca. Pocos en México creían que el Azul pudiera pelearle al equipo bonaerense en su propia cancha. Nadie en Argentina daba con vida a la Máquina. Pero...

Es una pena lo sucedido en La Bombonera de Boca. Pocos en México creían que el Azul pudiera pelearle al equipo bonaerense en su propia cancha. Nadie en Argentina daba con vida a la Máquina. Pero todos, estábamos realmente admirados y emocionados con el funcionamiento del Cruz Azul que mostró un nivel muy superior a la realidad del futbol mexicano y un futbol mejor que el de Boca Juniors. Cuando llegaron los penaltis, sin duda que muchos mexicanos ya pensábamos en el famoso fantasma que siempre se presenta desde el odioso manchón. Y luego de cuatro intentos, solo un cementero logró meterla. Muy triste situación, pero la cruda realidad que muchas veces debemos aceptar tras no poder ganar en el tiempo reglamentario. Todo mundo está sumamente eufórico y quizás yo suene diferente y hasta “injusto” para algunos con mis comentarios, pero me gustaría que hiciéramos la siguiente reflexión, sin dejar de lado la objetividad. Sí, hay que estar FELICES, SATISFECHOS, ORGULLOSOS, TRANQUILOS, EMOCIONADOS, ETC.ETC.ETC. con lo hecho por Cruz Azul, pero ¿porqué carajos siempre pasa lo mismo?, ¿porqué conformarnos con el segundo lugar cuando se pudo obtener el primero?, ¿porqué siempre decimos, nunca nos imaginamos llegar tan lejos, por eso es bueno el segundo lugar?, ¿porqué nunca alzamos el trofeo de Campeón?, ¿Qué falta Dios mío, qué nos falta?. De acuerdo, todos estamos seguros de que Cruz Azul ha hecho algo histórico y difícil de igualar, pero ¿porqué no estamos celebrando un triunfo mayor?, ¿porqué ellos, siendo superados, ganaron como siempre?, ¿porqué siempre, aún jugando bien, nos quedamos en la orilla, en el ya merito?, ¿Así será siempre, qué pasará en el futuro, algún día podremos dar ese último paso? Por ello estamos por debajo de los sudamericanos (argentinos y brasileños), siempre queremos llegar a su nivel, los enfrentamos sin miedo, los superamos en la cancha, jugamos mejor, pero nos ganan. Los campeones son siempre bien recordados, pero los subcampeones en ocasiones no aparecen ni en las estadísticas. Sin embargo, estoy seguro que el Cruz Azul, Subcampeón de la Copa Libertadores 2001, será uno de los Segundos Lugares más recordados y respetados en la historia del certamen. Eso sí, valen gorro las estadísticas y lo que los ches puedan pensar, ya que todos los mexicanos hemos disfrutado este triunfo, más que el de Fox hace un año. Todos estamos contentos y satisfechos, pero cuando se está tan cerca de la gloria y tan cerca de callar a toda Sudamérica (que para ellos es otro continente), da mucho coraje perder de esa forma, en los penales, como siempre, sin merecerlo. Cruz Azul está en otro nivel, muy distante del que ofrecen la mayoría de los clubes mexicanos. Es de alabar su trabajo ya que realmente jugaron muy bien al futbol. Después de esto, el campeonato mexicano les deberá quedar chico ya que ni el Toluca del Ojitos Meza llegó a jugar así. Ésta Copa es una prueba de que el jugar contra los mejores, eleva nuestro nivel y podemos codearnos, con los grandes del futbol mundial como lo son los sudamericanos. Ya lo he dicho en ocasiones anteriores, ojalá “El Güero” logre a costa de lo que sea, el pase directo de los equipos aztecas a la justa continental. Desde luego que deja más billete la Prepre y luego la Pre, pero ya es hora y justo que los dos campeones mexicanos asistan a tan prestigioso evento. Ya en poco tiempo empieza la Prepre, es una lástima que el Cruz Azul no pueda ir directo contra los venezolanos, lo merecen a toda costa. Espero que no se confundan mis comentarios sobre la situación del Cruz Azul, que quede claro, estoy muy contento al igual que todos los aficionados, pero también estoy muy encabritado, solo por el hecho de saber que un club mexicano, estuvo muy cerca de hacer más historia de la que ya de por sí ha hecho. Perdón que hable en plural, pero creo que todos, después de las actuaciones brindadas por la Máquina, simpatizamos con el equipo y realmente los sentimos como representantes de todo el devaluado futbol mexicano. Ahora solo esperemos que México le gane a los gringos como sea. Que los gringos jueguen como el Cruz Azul, pero que los nuestros ganen como el Boca. No importa el cómo, no hay de otra.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas