Calma que faltan 4

Había que ganar y se logró, si la Selección jugó bien, regular o mal, eso no importó, lo único valioso eran los tres puntos y la recuperación de una confianza que estaba por los suelos.

Había que ganar y se logró, si la Selección jugó bien, regular o mal, eso no importó, lo único valioso eran los tres puntos y la recuperación de una confianza que estaba por los suelos. Pero calma amigos, mucha calma, solo se ha ganado un partido y faltan cuatro más que serán a muerte. Cierto es que las posibilidades volvieron a renacer pero no es posible que volvamos a los triunfalismos de antaño, cuando aún no se ha ganado nada. Si Javier Aguirre era el indicado, si se corrió tarde a Meza, si Burillo rescatará su negocio, si el Cruz Azul será la base, eran preguntas que poca importancia tenían antes del duelo frente a Estados Unidos. Lo único que importaba era el triunfo de la Selección Mexicana. La mayoría coincide en que el Vasco tiene la personalidad y liderazgo para dirigir al Tri. Muchos afirman que se debió correr al Ojitos después de la Confederaciones. A no todos les gusta el monopolio de Burillo pero quizás sea el único con la capacidad para no perder lo que a él más le debe interesar. Cruz Azul aporta la mitad del equipo mexicano, con justa razón por el gran papel que hicieron en Libertadores. Preguntas van y vendrán, pero lo más importante es que las aguas se han calmado. La afición mexicana es sumamente fiel, es capaz de olvidar seis derrotas espantosas y consecutivas luego de un sufrido triunfo sobre los gringos. Eso lo deben aprovechar los jugadores y agradecerle con futuras actuaciones su apoyo incondicional. Aguirre no tiene nada que perder, por eso tomó al Tri y para beneficio suyo y de todos los aficionados al futbol, inició con el pie derecho. No es fácil armar un equipo en una semana y contemplar para la mitad de una nueva alineación, a jugadores novatos y exhaustos después de una Copa que duró más de un año. Aguirre demostró gran inteligencia al colocar a los jugadores cementeros en sus posiciones habituales dejándolos hacer lo que bien saben. Ni siquiera los conocía y mucho menos pudo entrenar como es debido, simplemente se la jugó con ellos y le dio resultado. El Vasco siempre ha sido muy sincero, recordemos cuando regresó a México luego de estar en el Osasuna de Pamplona después del Mundial 86 y declaró que "troncos como él, había más de 100 en España, que no lo necesitaban". Ahora tendrá dos meses para planear todo a su gusto y con mayor tranquilidad. Gracias a la cancelación de la Copa América, podrá armar por lo menos un par de amistosos con los rivales más convenientes y de nuevo, sin pretextos, se deberá vencer a Jamaica en Kingston, no hay de otra. Los directivos ya también respiraron, pero ojalá recuerden que el cambio de Aguirre es únicamente el inició de una reestructura total que se debe aplicar a la voz de ya. El triunfo contra EU y la calificación o eliminación del Tri no cambiarán las cosas de fondo, es urgente que los responsables funjan como tales y hagan transformaciones trascendentales. Y hasta los ratones cambiaron, por momentos dejaron de serlo y parecían verdaderos guerreros como tanto se promocionaron. Mención especial merecen el Beto por su regreso y liderazgo en la cancha, Torrado por recuperar todos los balones que quiso y Palencia que está en el mejor momento de su carrera y a quien ojalá dejen ir al extranjero. Sería un gran momento el poder contar con Márquez, Cuauhtémoc, Torrado, Palencia y hasta posiblemente Zepeda actuando en el balompié europeo. Ahí puede estar una de las grandes diferencias para mejorar la mentalidad y juego del mexicano que será de gran ayuda para todos los demás jugadores y participantes del futbol nacional. A seguir trabajando que no queda de otra y que haya la suerte necesaria para calificar al Mundial, no hay más.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas