Zague y Torrado, la polémica

Sin duda que lo que más llamó la atención de la convocatoria de Aguirre para el juego ante C.R., es por un lado la presencia de Luis Roberto Alves "Zague" y por el otro la ausencia (casi prevista)...

Sin duda que lo que más llamó la atención de la convocatoria de Aguirre para el juego ante C.R., es por un lado la presencia de Luis Roberto Alves "Zague" y por el otro la ausencia (casi prevista) de Gerardo Torrado. Zague regresa al Tricolor después de ser un indiscutible en los períodos de Mejía Barón y Bora. Desde 1997, precisamente en un partido contra los ticos, el hijo del Lobo no representa a la Selección Mexicana. No estoy muy de acuerdo con el nombramiento y sigo sin entender los motivos del Vasco para la inclusión del necaxista, pero Javier sabrá lo que hace y debemos respetarlo en esta ocasión. Si es que Zague juega, ojalá aporte la experiencia que tiene en este tipo de compromisos y esperemos que no llegue con pata-chueca como a veces acostumbra. Luis Roberto declaró que se siente bien física y psicológicamente, afirmando que está listo para el nuevo reto, reconociendo que al igual que a todos, le sorprendió la nominación. Zague estuvo al borde del retiro por los malos tratos del extinto Comité de Futbol de Televisa por lo que tuvo que dejar de jugar un torneo corto, dedicándose en él a la labor de comentarista, la cual desempeño con calidad. Meses después se enroló con el Necaxa y pareció haber tomado un segundo aire, cumpliendo a un nivel respetable en este torneo. Él es un tipo decente, inteligente y muy maduro, por lo que independientemente de que un servidor no entienda su llamado, es un jugador que merece nuestro respeto y admiración, como futbolista y como ser humano. No me queda más que desearle suerte en el partido más relevante para el futbol mexicano de los últimos tiempos. Por otro lado, mucho se especulaba sobre si Torrado sería llamado al Tri, luego de no tener equipo y estar en pausa de actividad por los últimos dos meses. Es una pena lo mal asesorado que está el muchacho Torrado, su papá ha metido demasiados intereses y no han podido lograr nada. No sé quién más esté metido en esta situación, pero es claro que los intereses económicos han superado cualquier situación deportiva. Independientemente de los roces que hubo con la directiva de Pumas, Gerardo se debe a la Universidad, al equipo que le dio la oportunidad, a toda una gran institución. Si tuvo broncas con Jiménez Espríu y si ahora no puede arreglarse con Regueiro es otra historia, Gerardo debe estar agradecido con la institución que está por encima de cualquier persona. Por este capricho rebelde Gerardo se ha perdido un compromiso que seguramente quería jugar, sin duda que hará mucha falta en la contención mexicana pero sus errores en las negociaciones contractuales lo han llevado al olvido del técnico nacional. Como lo mencioné en alguna ocasión anterior, estoy totalmente de acuerdo y apruebo el hecho de que Torrado quiera triunfar en el extranjero, lo que no podemos negar es que las formas de conducirse no han sido las más convenientes. Los hechos hablan por sí solos, Gerardo está sin jugar desde la Copa América, sin contrato formal, con relación áspera tanto con Pumas como con la FMF, en un equipo más que Segundón de España y seguramente jugando su mejor partido con el Tri, desde una pequeña localidad de Andalucía. Este, como muchos otros asuntos, hablan de la inmadurez y de la poca profesionalidad con la que se manejan las cosas en el futbol. Ojalá que la Selección no extrañe a Torrado ya que no estamos para otra cosa mas que para ganar en San José.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas