La amenaza del Temo

Sin duda alguna, el tema que más ha acaparado la atención en los últimos días fue el comentario que hizo Cuauhtémoc Blanco en el programa "La Jugada" sobre su renuncia a la Selección Mexicana.

Sin duda alguna, el tema que más ha acaparado la atención en los últimos días fue el comentario que hizo Cuauhtémoc Blanco en el programa "La Jugada" sobre su renuncia a la Selección Mexicana. Cuando todo el mundo lo atacaba sobre su ausencia en el partido contra España, ahora todos se cuestionan sobre las razones que orillaron al de Tepito a declarar tal decisión. Cuauhtémoc Blanco Bravo es para mi gusto, y sin lugar a dudas, el mejor futbolista mexicano de la actualidad, no hay quien le quite ese puesto, sin embargo, es una lástima que su educación y preparación estén muy por debajo de su calidad como futbolista. Temo siempre ha sido polémico y bravo, como su apellido materno, se ha metido en infinidad de líos a lo largo de su carrera, tanto dentro como fuera de la cancha, tiene fama de mujeriego y alcohólico, además de que se ventiló a la luz pública su situación matrimonial con su ex-mujer, a quien según dicen la trataba a patadas. Sin embargo todo esto no debe importarnos mientras Blanco haga lo que tenga que hacer dentro de la cancha. Al emigrar a Europa y luego de la muy dolorosa lesión, Cuau reaparece en plan grande salvando a la Selección Mexicana y demostrando su valía en el Valladolid, donde ahora es titular indiscutible. Podemos opinar y juzgar pero de poco servirá si no se aclaran las cosas que trae Cuauhtémoc atoradas. Me parece inmaduro que hable de sus problemas en un programa de televisión, pero pues así lo quiso y ya pasó. En este caso hay tres personas que deben fajarse y resolver el conflicto, si es que éste tiene solución. Javier Aguirre, Ricardo Peláez y Alejandro Burillo deben hablar con Blanco y aclarar lo sucedido. No es tiempo de echarle la culpa a nadie, es lógico que Cuauhtémoc está muy dolido con algunos directivos, pero si las cosas se hablan, se debe llegar a una solución que deje contentos a todos. No es cuestión de rogarle a Blanco, pero tampoco de poner oídos sordos. Cuauhtémoc Blanco, pésele a quien le pese, nos puede hacer falta en el Mundial, con o sin él no ganaremos el Mundial, pero es un jugador desequilibrante que se hace notar en el terreno de juego. México pierde si no va el Temo, pero éste úlktimo pierde más si no asiste al Mundial ya que podría representar la ventana ideal para irse a un equipo grande. No dudo en que el Güero agarre a billetazos al pucela y todo se arregle. No importa la forma sino el fondo, que éste, como muchos otros problemas que viven los futbolistas, se resuelvan, por el bien del futbol mexicano y por el bien de un país que quiere ver a su país, participar decorosamente en la próxima Copa del Mundo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas