El Grandote del Gol dice adiós

Carlos Hermosillo Goytortúa, el máximo anotador mexicano en la historia de nuestra liga, dijo adiós al futbol en un partido de despedida donde reunió al equipo de sus amores, el Cruz Azul, y a un...

Carlos Hermosillo Goytortúa, el máximo anotador mexicano en la historia de nuestra liga, dijo adiós al futbol en un partido de despedida donde reunió al equipo de sus amores, el Cruz Azul, y a un equipo de estrellas nacionales e internacionales. El resultado de 5-5 es lo de menos, lo mejor fue que Carlos se despidió como un grande, haciendo goles y recibiendo el cariño de un público que hizo una muy buena entrada en el Estadio Azul. Nacido un 24 de agosto de 1964, Hermosillo nace en Cerro Azul, Veracruz. En 1984 debuta con el América y es llamado por Bora Milutinovic para formar parte del Tricolor en el Mundial 1986. Después de esa fecha, Hermosillo se consolida como uno de los jugadores más rentables en el futbol mexicano, al grado de emigrar a Europa para jugar en Bélgica con el Standard de Leija, donde no tuvo mucha suerte. Carlos le dio al América su último título en la década de los ochenta, anotando en la final el gol definitivo precisamente ante Cruz Azul, después emigra al Monterrey. Carlos al pasar a La Máquina se convierte en el máximo romperedes en la historia de ese equipo, logrando por tres años consecutivos, el campeonato de goleo individual. Hermosillo es parte importante del grupo de jugadores que representan a México en el Mundial de 1994 y finaliza su carrera jugando breves períodos para Atlante, Necaxa y Chivas. La gran mayoría de los aficionados mexicanos tuvo la oportunidad de gritar un gol del Grandote, ya que jugó para 6 equipos de gran jerarquía además de la Selección Nacional. Se habló mucho de este homenaje, de los que vinieron como el gran Diego Armando, de los que hicieron coraje al no ser invitados como Hugo Sánchez, de que si se reconoce o no la labor de los mexicanos en nuestro país, en fin tantas cosas que quedan archivadas luego de la fiesta que el mismo Hermosillo se organizó a su antojo y gusto, sin andar declarando ni exigiendo nada. Hablar de Carlos Hermosillo es hablar de goles y de títulos, sin embargo muchas veces nos olvidamos que detrás de esas piernas largas hay un ser humano de carne y hueso, un hombre muy apegado a los valores y costumbres familiares, una persona fuera de serie que gracias a su calidad humana seguirá trascendiendo en todas las actividades que desempeña, como esperamos sea el caso de la relación que tiene con nosotros en mediotiempo.com e interfut.com. Enhorabuena Carlos, gracias por tu carrera y mucho éxito en el futuro!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas